Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | Opiniones sobre el conflicto

La esposa de Berlusconi elogia a los pacifistas y dice que merecen respeto

Los antibelicistas ayudan a "despertar las conciencias", declara Lario

El frente del "no a la guerra" en Irak, que en Italia cuenta con importantes apoyos institucionales, acaba de recibir el más inesperado de los respaldos, el de la primera dama del país. Verónica Lario, esposa del primer ministro, Silvio Berlusconi, ha roto un silencio de años concediendo a la revista de pensamiento MicroMega -algo así como la meca del antiberlusconismo- una larga entrevista en la que, entre otras cosas, elogia a los pacifistas que recorren las calles de Italia para manifestar su rechazo a la inminente guerra en Irak. "Merecen todo el respeto", declara la señora Lario a la periodista Maria Letalla, porque contribuyen "a despertar las conciencias".

Un amplio extracto de la entrevista, planteada como una conversación "entre dos madres" sobre la guerra, fue adelantado ayer por Il Corriere della Sera. Verónica Lario confiesa su respeto a los que salen a la calle a manifestarse por la paz. "Estas manifestaciones merecen respeto", dice, "si no hubiera, sería un desierto espiritual , una petrificación general".

El respeto es extensivo también a los que apoyan la guerra. "En estos momentos, creo que es importante tomar partido. Comprendería incluso a los que salen a la calle a defender la guerra, convencidos de que puede conducir a la liberación de una dictadura", dice. Cuando la entrevistadora le hace notar la "improbabilidad" de una manifestación pro-guerra en una Europa que, parafraseando a Robert Kagan, "ha elegido procurarse un futuro kantiano de paz perpetua", la señora Lario responde: "Precisamente por eso los pacifistas merecen respeto. No se les debe criminalizar". La situación actual, subraya, "exige una toma de conciencia".

Lario, boloñesa de 46 años, era una actriz de llamativa belleza (su verdadero nombre es Miriam Bartoli) cuando conoció a Berlusconi, en 1980. La pareja, que tiene tres hijos, se casó en 1990. Il Cavaliere tiene dos hijos mayores de un primer matrimonio.

Después de manifestar su admiración por Estados Unidos -"es el país más estimulante y el más potente"- y su preocupación por las armas químicas de destrucción masiva escondidas por el mundo, "no se puede pensar que sea Irak el único país que las tiene", la primera dama italiana (o "segunda", si se tiene en cuenta a la esposa del presidente de la República) reconoce que el tema de Irak está presente en las conversaciones familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de marzo de 2003