Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Estanque de lágrimas

Soledad Sevilla presenta una instalación poética sobre el dolor de la guerra en Caixafòrum

Es muy probable que en las próximas semanas caigan muchas lágrimas de pena, dolor o impotencia. La situación mundial no da para muchas alegrías y a eso precisamente se refiere metafóricamente la instalación que la artista Soledad Sevilla (Valencia, 1944) inaugura hoy en Caixafòrum. Se títula Temporada de Lágrimas y ésta es también la única y descriptiva frase que se repite sobre los muros de mármol blanco del "jardín secreto" que diseñó Arata Isozaki en el acceso del centro. Se trata de un espacio cerrado, sin techo y con el suelo cubierto de agua. Soledad Sevilla ha situado unas losas de mármol en el centro que permiten el acceso al interior de este recinto de atmósfera oriental. La frase está escrita con letras de un azul claro sobre un vinilo recortado que alude a las paredes desconchadas de casas en ruina.

"Me vino está frase a la cabeza cuando comenzó de nuevo la Intifada y volvían a aparecer por la televisión tantas imágenes de muertos", recuerda la artista. "Ahora, con esta guerra injusta que se avecina, sigue siendo muy adecuada". Esta reflexión poética sobre el denso ambiente de tristeza que recorre la sociedad contemporánea enlaza con las últimas obras de esta artista, que obtuvo en 1993 el Premio Nacional de Artes Plásticas, centradas en la investigación sobre las ruinas y los espacios devastados. La instalación se podrá visitar hasta el 31 de agosto y es la primera de las programadas en este espacio arquitectónico de Caixafòrum, el centro cultural de la Fundación La Caixa en Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de marzo de 2003