Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos ediles llevan al alcalde de Almoradí al fiscal por racismo

Dos concejales de Torrevieja, José Manuel Dolón y Julián Carcaño, presentaron ayer ante la Fiscalía de la Audiencia de Alicante una denuncia contra el alcalde de Almoradí, Antonio Ángel Hurtado, del PP, por manifestaciones racistas y xenófobas.

Dolón y Carcaño acudieron al fiscal ante las manifestaciones realizadas por el alcalde a un agente inmobiliario, según las cuales el primer pedía al empresario que no vendiera ni alquilara viviendas a gitanos ni a inmigrantes. En la grabación, realizada por el empresario, Hurtado proponía acabar con las pateras que cruzan el Estrecho a "zambombazos". El alcalde matizó sus consideraciones tras a hacerse públicas éstas, y alegó que se refería a delincuentes y miembros de la mafia.

El escrito registrado ayer en Fiscalía indica que "se dan las circunstancias agravantes de que la persona aquí denunciada desempeña un cargo público que tiene la obligación de estar sujeto a la Constitución".

El Bloc, en un comunicado emitido ayer, señaló que la actitud del alcalde de Almoradí fomenta "el apartheid y la discriminación de tipo xenófobo y racial". Por su parte, Izquierda Verde criticó la "tibieza con la que está actuando el PP, que tenía que haber provocado, al menos, el cese fulminante de este alcalde y su expulsión automática del partido, para que públicamente se apreciara su disconformidad y su repugnancia con este tipo de comportamientos".

El Bloc e Izquierda Verde, unidos en coalición para las próximas elecciones municipales, recordaron que las manifestaciones del alcalde de Almoradí se producen varios años después de los incidentes acaecidos en 2000 contra la comunidad gitana, tras la quema de varias viviendas.

La junta directiva de la asociación gitana Alicante Kalí debate hoy la presentación de una querella ante la Fiscalía contra el alcalde de Almoradí. Los responsables de la entidad consideran que las manifestaciones vertidas contra la etnia gitana violan los derechos fundamentales e impiden el acceso en igualdad de oportunidades a la vivienda digna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2003