Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP cree que los pueblos de Málaga pueden romper el convenio Aula 2000

Los populares avisan a los municipios de que no pongan fondos

El acuerdo alcanzado ayer por la Diputación malagueña para asumir la construcción y adaptación de centros educativos en sustitución del Ayuntamiento de Málaga -que se descolgó del convenio por los retrasos en el pago de la Junta- fue utilizado como argumento por el PP para plantear que ahora el resto de los municipios de la provincia están legitimados para abandonar el llamado Aula 2000.

La propuesta salió adelante con el apoyo del equipo de gobierno (PSOE, IU y PA) y el voto de calidad del presidente, Juan Fraile. El PP votó en contra y advirtió que ahora los demás ayuntamientos de la provincia están en su derecho de salirse del programa. "Informaremos a los municipios que no sigan poniendo dinero, que lo hará la Diputación, que ya se encargará de cobrarle a la Junta cuando pueda", amenazó el diputado popular Diego Maldonado. El representante del PP hizo esta advertencia después de que el equipo de gobierno no atendiera su propuesta de que el asunto se quedara sobre la mesa.

El convenio podría firmarse en un mes. Ya hay un anteproyecto que prevé 12 millones de euros para 18 actuaciones en la capital y 30 en la provincia.

El equipo de gobierno provincial sostuvo en el pleno que el acuerdo no costará "ni un duro" porque se licitarán las obras y las constructoras cobrarán cuando la Diputación reciba el dinero de la Junta.

Maldonado consideró la moción como una estrategia electoralista para "arañar votos" a favor de la candidata socialista a la alcaldía de Málaga, Marisa Bustinduy, y vaticinó que obligará a retraer recursos de obras en municipios donde la Diputación tiene competencias. Para el equipo de gobierno, era la única solución porque el ayuntamiento malagueño dejó "en la estacada" a 18 centros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2003