Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | El debate en España

Aznar insiste en la amenaza terrorista para unir al PP ante la votación sobre Irak

El líder popular exige unidad al PP porque "nadie" les votaría si dieran "marcha atrás"

La amenaza del terrorismo, elevar el peso de España en el mundo y ser coherente con sus "convicciones" fueron los argumentos que el líder del PP, José María Aznar, exhibió ayer para pedir unidad al medio millar de cargos que integran su Junta Directiva Nacional. "Para desencadenar una matanza bastan unos gramos de ántrax y un puñado de iluminados. A Sadam Husein le sobran ambos ingredientes: el ántrax y los iluminados". Afirmó que no quiere "ver a España sentada en el rincón de los países que no cuentan, que no sirven", y proclamó: "Nadie nos votaría si diéramos marcha atrás".

Los 563 miembros natos de la Junta Directiva Nacional del PP (diputados, senadores y dirigentes regionales) hicieron propia, tras un inhabitual debate en este foro, la posición del Gobierno en la crisis de Irak. La víspera de la votación secreta de una proposición de la oposición en el Congreso, los populares interrumpieron con aplausos a su líder, José María Aznar, media docena de veces. Y una docena de dirigentes tomó la palabra para enfatizar que todo el PP está con Aznar. Todos recibieron el encargo de su presidente de defender "con orgullo" las "certezas, convicciones, seguridad, principios y valores" que "representa" el PP.

Aznar defendió que, con su alineamiento en esta crisis, España ha ganado peso en la escena internacional: "Cuando en el mundo ocurre algo importante, España ya no está sentada en un rincón. No queremos ver a España sentada en el rincón de la Historia, en el rincón de los países que no cuentan, que no sirven, que no deciden. Queremos ver a España en su sitio y por eso hemos luchado muchos años". Aznar no especificó cuáles son esos países que no sirven, aunque sí criticó a los que "juegan a dividir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas o a la Alianza Atlántica o el monopolio de la voz europea".

Terrorismo internacional

El presidente del Gobierno ligó al régimen iraquí con la "amenaza terrorista internacional" con la tesis de que "sólo la presión internacional le anima a permanecer dentro de la ley". Enumeró los "crímenes" de Sadam Husein contra Irán, Kuwait, el pueblo kurdo y cualquier iraquí en la oposición. Concluyó que, por ello, es "una amenaza cierta".

Aznar reclamó a los suyos que expliquen a los votantes y a los ciudadanos la posición del Ejecutivo. "Vamos a salir adelante con la mayoría de los españoles. Somos el partido más votado porque en situaciones difíciles no huimos de las responsabilidades. Nadie nos daría su confianza si lo que ven en nosotros es oportunismo o incertidumbre. Nadie nos votaría si diéramos marcha atrás".

Según su argumentación, las "responsabilidades" se ven reflejadas en el "noble empeño" de que la ONU garantice que "nadie puede violar la legalidad internacional". El "oportunismo" consiste en "mantener un doble discurso" o en "cambiar seguridad por votos". La "marcha atrás" se produciría si el Gobierno escuchara a los manifestantes. Hacer algo así, dijo, llevaría al PP a la derrota por "perder su credibilidad". Frente a esta "determinación", Aznar situó al PSOE: "No he visto en toda mi vida a nadie hablar de paz en tonos tan violentos, tan agresivos y tan amenazadores". Al PSOE, según su análisis, le "importa muy poco la paz y la seguridad. Sólo importan los votos". Atribuyó a los socialista "una ambición desmedida, y ansia de volver al poder a cualquier precio". Eso sí, pronosticó que, si regresan, "harán las mismas cosas que se hicieron en el pasado, incluido el 'sí' a la OTAN y a la primera guerra del Golfo".

El argumentario del presidente

José María Aznar desgranó ayer durante 45 minutos estos argumentos en defensa de las posiciones del Gobierno: - Soledad del PP."Para nosotros nunca nada ha sido fácil. No nos perdonaron que ganásemos limpiamente las elecciones hace siete años. Ahora todo vale contra el PP. Eso nos ha hecho salir mil veces con coraje". - Sadam y el terrorismo."Yo no digo que Sadam Husein represente un peligro como el de Hitler. Sí digo, afirmo y mantengo que responde a la misma naturaleza y al mismo instinto. Sadam es un espejo en el que se miran muchos tiranos y muchos terroristas. Mientras España tenga un problema de terrorismo no puede negar su solidaridad a ningún país que se sienta amenazado por el terrorismo". - Presión internacional. "Si después de lo que ha pasado en los últimos meses la comunidad internacional cede, estaremos perdidos. Habremos cedido al chantaje del terror y de la presión, y se habrá producido la rendición de la legalidad internacional. Estoy convencido de que no hay paz sin seguridad. No hay paz si cualquiera puede violar la legalidad internacional". - Guerra y paz."En este partido, el PP, no hay ni una sola persona que desee la guerra. Quien diga lo contrario está equivocado. Y quien lo diga desde la responsabilidad política miente conscientemente para obtener votos a costa de una de las situaciones más difíciles que ha tenido que pasar el mundo en muchos años y eso es una buena demostración de bajeza moral". - Seguridad y votos. "Habrá partidos en España capaces de cambiar intereses nacionales por intereses de partido. Capaces de cambiar convicciones por oportunismo. O seguridad por votos. Ese partido no será el PP".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de marzo de 2003

Más información