Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | El debate en España

El Congreso aprueba la proposición de Aznar sobre Irak con el apoyo unánime de los populares

Las Cámara rechaza la proposición que apelaba a una prórroga de las inspecciones en Irak con 184 votos, lo que significa un voto en contra de la oposición

El pleno del Congreso ha aprobado con los 183 votos a favor de los diputados del PP y 164 en contra del resto de la Cámara la proposición no de ley del PP sobre Irak, que respalda la posición del Gobierno en la crisis y apoya la propuesta de resolución de Estados Unidos, Reino Unido y España ante la ONU. El texto recuerda que la resolución 1.441 daba una última oportunidad a Irak y le advertía de las serias consecuencias de su incumplimiento, así como que el presidente del Gobierno ya anunció el pasado 5 de febrero su disposición a trabajar por una nueva resolución.

Los 183 diputados del grupo popular -incluidos José María Aznar y los ocho ministros con acta parlamentaria- votaron a favor de la iniciativa presentada por el PP, mientras que el resto de los parlamentarios se opusieron a esta iniciativa.

El pleno del Congreso, con sólo tres ausentes en los escaños -de CiU, IU y PNV-, ha votado a continuación la proposición no de ley del resto de los grupos de la Cámara, que apuesta por prolongar los trabajos de los inspectores de desarme de la ONU y considera que no se dan las circunstancias para una intervención militar en Irak.

Con el texto aprobado con los votos del PP la Cámara Baja "reconoce y respalda plenamente el tenaz esfuerzo diplomático desplegado por el Gobierno, en ejercicio de sus facultades constitucionales, por alcanzar una solución plenamente satisfactoria de la crisis de Irak, en el marco institucional de las Naciones Unidas".

La proposición no de ley subraya que esa solución debe pasar por "el cumplimiento estricto e inmediato" por parte de Irak de las sucesivas resoluciones de la ONU tendentes al "desarme efectivo y verificable" del régimen de Sadam Husein. La propuesta de resolución ante la ONU de Estados Unidos, Reino Unido y España responde, según la proposición no de ley del PP, "a los objetivos de incrementar la presión sobre el régimen de Sadam Husein para conseguir su desarme pacífico".

Los discursos

El portavoz de Exteriores del grupo popular ha abogado por una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU porque "Irak sólo cede cuando hay presión internacional".

Durante su discurso, De Aristegui ha asegurado que la destrucción, el pasado fin de semana, de los primeros misiles Al Samud 2, cuyo alcance sobrepasa lo establecido por la ONU, no hace más que demostrar que el régimen de Sadam Husein "miente y engaña". Según el portavoz del PP, "el tiempo está dando la razón" a la postura de firmeza con Irak que defiende el Gobierno de Aznar, en clara sintonía con la Administración estadounidense.

Para De Aristegui, Bagdad "incurre en constantes contradicciones" ya que anunció este fin de semana la destrucción de armas químicas y bactereológicas que meses antes negaba que existieran. "De repente se dan cuenta de que tienen armas de destruccion masiva, miles de litros de antrax, gas sarin y gas VX", ha señalado el diputado popular.

Tiempo para las inspecciones

El encargado de defender la proposición de la oposición ha sido el portavoz socialista, Jesús Caldera. El dirigente del PSOE se ha pronunciado de nuevo en contra de la guerra en Irak porque "cada vez hay menos razones para la guerra". Según la proposición de los grupos parlamentarios de la oposición, la tarea de los inspectores está funcionando, por lo que la mejor opción es "darles más tiempo y más medios para que acaben su labor".

Caldera ha justificado la propuesta en una sencilla tesis: lo que quiere la comunidad internacional quiere el desarme de Irak y éste se está produciendo mediante las inspecciones. Por lo tanto, hay que continuar con ellas. "¿Merece la pena dar más tiempo y medios a los inspectores? Sí", ha dicho Caldera. "No indefinido, pero sí suficiente".

En cambio, ha criticado la actitud del Gobierno y su estrategia de "alineamiento" con la Administración de George W. Bush "que no quiere el desarme de Irak, sino ocupar el país, para lo cual no tiene cobertura legal internacional." Ante ello, Caldera ha resumido la crisis en dos posturas: los que apoyan, como España esta estrategia de EE UU o los que prefieren que el desarme se produzca de forma pacífica. Para terminar, Caldera ha citado una frase que reza que "para ganar una guerra, lo mejor es evitarla".

"Irak ha desaprovechado su última oportunidad"

Tras la intervención de Caldera, Mariano Rajoy ha intervenido por sorpresa para defender la postura del Gobierno en esta crisis. El ministro ha exigido al líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, que "de la cara y exponga su postura con claridad". Para Rajoy, los socialistas actúan en este asuto de modo "burdo, ridículo y mezquino". Estas acusaciones han provocado una airada protesta en los bancos socialistas, cuyos diputados han interrumpido en varias ocasiones las palabras de Rajoy coreando el 'No a la guerra'.

Tras recordar que "Irak ha desaprovechado la última oportunidad de desarme" que recoge la resolución 1441, el ministro ha defendido la propuesta de resolución "copatrocinada por España, Reino Unido y Estados Unidos" que, en contra de lo que defiende la oposición, puede ser un instrumento de presión eficaz para "lograr el desarme pacífico de Irak". Y sólo esa presión, según Rajoy, funciona con Sadam Husein. En el mismo sentido, ha rechazado la propuesta franco-alemana que apuesta por dar más tiempo a los inspectores. "Esa no es la solución, porque la cuestión de fondo es la actitud que sigue mostrando Sadam Husein".

Tres razones para evitar la guerra

El portavoz del grupo parlamentario de CiU, Ignasi Guardans, ha sido rotundo en su intervención: "no existen razones para ir hoy a la guerra". ¿Por qué? Porque este fin de semana han pasado tres cosas importantes. La primera, la detención del número dos de Al Qaeda, que prueba la eficacia de la lucha policial y de inteligencia -las únicas legítimas- contra el terrorismo internacional. La segunda, la decisión iraquí de destruir sus misiles Al Samud 2, que prueba su colaboración con las inspecciones. Y la tercera, la votación del Parlamento turco -que sabe perfectamente lo que es luchar contra Sadam- en contra del acuerdo de su gobierno con EE UU para el despliegue de tropas norteamericanas en Turquía, diciéndole a su gobierno que se ha equivocado. Ante todo ello, CiU espeta al Gobierno que "se equivoca" y que no hay razones para la guerra. Sí, en cambio, para las inspecciones, que están dando frutos. Por ello, ha pedido a los diputados del PP que voten a favor de la proposición contra la guerra y se abstengan en la presentada por el Gobierno.