Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La viuda de Enrique Casas insta a Ibarretxe a aplazar su "proyecto ególatra"

Bárbara Dührkop, europarlamentaria del PSOE y viuda del senador socialista asesinado por ETA Enrique Casas, calificó de "inmoral" la actitud del lehendakari, Juan José Ibarretxe, porque "parece que su proyecto [soberanista] ególatra es más importante que velar por la seguridad de sus propios vascos". Por ello, exigió a la dirección del PNV que deje "en suspenso" el plan soberanista hasta que se haya vencido "todos juntos" a ETA. Dührkop realizó estas declaraciones en la ofrenda floral celebrada ayer en el cementerio de Polloe (San Sebastián), en el 19º aniversario del asesinato de Casas.

En el mismo acto, el presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, respondió a las declaraciones del presidente del PNV, Xabier Arzalluz, quien atribuyó el sábado al PP la supuesta intención de suspender las elecciones municipales de mayo en Euskadi. Eguiguren aclaró que su formación desea que se celebren esos comicios a pesar de la "desventaja" con que concurrirán respecto a los partidos nacionalistas. La suspensión de las elecciones es, a su juicio, un asunto que "básicamente está sacando a relucir el PNV".

El dirigente del PSE-EE añadió que su partido está "acostumbrado a ir en desventaja" a las elecciones en Euskadi. Los socialistas vascos, precisó, defenderán un programa electoral propio "sin alianzas y sin coaliciones". "Que nos dejen en paz de una vez el PP y el PNV", aseveró Eguiguren en referencia a la propuesta reiterada de Jaime Mayor para que los partidos constitucionalistas concurran en el País Vasco en listas conjuntas.

Por su parte, el parlamentario y secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa, Manuel Huertas, incidió en que los partidos nacionalistas intentan "sacar rédito político" de la "falta de libertad" de los constitucionalistas en los próximos comicios. Ante esta "desigualdad", el PSE-EE se compromete "a seguir trabajando para invertir el orden de valores existentes y a mantener la esperanza de conseguir la libertad y construir los cimientos de la paz y la convivencia".

Huertas acusó al Gobierno vasco y a los nacionalistas de ser "responsables de la situación" de amenaza que viven los constitucionalistas, porque han puesto su proyecto por encima de la defensa de la democracia, la paz y la vida".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de febrero de 2003