Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ronda del Mig se convierte en una rambla de 2,2 kilómetros

Barcelona vio nacer ayer una nueva rambla. Después de años de obras (empezaron en 1994), los vecinos de los distritos de Sants-Montjuïc y Les Corts pudieron caminar tranquilamente por los 2,2 kilómetros de paseo que cubren la Ronda del Mig. Ayer se inauguraron los dos tramos que quedaban por urbanizar: Carrilet-Constitució-Capmany y Travessera de les Corts-Mejía Lequerica. Con el cubrimiento de estos dos tramos se han ganado 946 metros de paseo de 50 metros de ancho.

La celebración se convirtió en una gran fiesta para todos los vecinos. Mayores y pequeños salieron a la calle para disfrutar, entre otras actividades, de juegos, talleres, gigantes, música y una botifarrada.

El alcalde de Barcelona, Joan Clos, estuvo paseando durante la mañana por la nueva rambla, saludando y haciéndose fotos con los vecinos que lo deseaban. La mayoría le felicitó por la urbanización de la zona, aunque algunos le reprocharon que el cubrimiento termine en la calle de Mejía Lequerica y no llegue hasta la avenida Diagonal. "La obra ha sido muy complicada y hemos tenido que encontrar el equilibrio entre la seguridad y las posibilidades de cubrimiento", contestó Clos.

El buen tiempo ayudó a que los vecinos bajaran a la calle. Rosa y Josep, una pareja de 70 años que vive en la calle de Can Bruixa, salieron a pasear con sus dos nietos. "Nos parece fantástico, pero la verdad es que podían haberla hecho más estrecha porque ahora para circular hay menos carriles", dijeron. "¡Es una obra maestra!", gritó una vecina al alcalde. "¡Qué exagerada!", respondió otra.

El Ayuntamiento ha invertido en este mandato un total de 48 millones de euros en la Ronda del Mig y en el anterior la cantidad ascendió a 17 millones.

Durante toda la mañana se pudo visitar el nuevo depósito de retención de aguas pluviales que se ha construido bajo los jardines de Doctor Dolsa, situados al lado de la nueva rambla, entre Travessera de les Corts y la avenida de Madrid. Este depósito tiene una capacidad de 52.500 metros cúbicos y los fondos comunitarios de la Unión Europea han costeado el 80% de los 10 millones de euros necesarios para su construcción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de febrero de 2003