Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OFENSIVA CONTRA EL TERRORISMO

La izquierda 'abertzale' se adelantó al PNV en sacar un diario 'euskaldun'

Doce años después de salir a la calle, Euskaldunon Egunkaria era el referente del mundo euskaldun y estaba reconocido como el diario de todo lector en euskera. Su tirada diaria se estima en 16.000 ejemplares, aunque su difusión multiplica por cuatro esa cifra. A diferencia del papel político que ejerció Egin en su día, Egunkaria no tenía tan definido su perfil, frenado por las generosas subvenciones del Gobierno vasco -1.652.783 euros el año pasado-, y admitía más matices políticos. Por ello había logrado la estima del mundo cultural en euskera, por encima de su orientación ideológica general y el sesgo de su primera página.

Pero no siempre fue así. Egunkaria nació en diciembre de 1990 al más puro estilo de funcionamiento de la izquierda abertzale, impulsado desde la revista Argia, que se adelantó en esta iniciativa -un sueño pendiente del nacionalismo- al PNV, cuando el Gobierno vasco había encargado un estudio de viabilidad y sabía que el mercado euskaldun sólo podía absorber un diario. El protagonista fue Josemi Zumalabe, directivo de Argia, una revista comprada a los Capuchinos en los 80 y reconvertida en semanario de la izquierda abertzale. La muerte de Zumalabe a los 42 años lo ha convertido en un icono ideológico y cultural de este mundo, hasta el punto de dar nombre a la fundación dedicada a la investigación sobre la desobediencia civil impulsada desde KAS, hoy investigada judicialmente. Al igual que se investiga un documento en el que Hontza, clave presuntamente utilizada por un directivo de Orain, la editora del clausurado Egin, propone a ETA el nombramiento de Martxelo Otamendi como nuevo director del diario en euskera.

La empresa comenzó con un capital de 150 millones de pesetas. En 1994 consiguió la primera subvención del Gobierno vasco por 420.000 euros, importe que ha ido creciendo cada año hasta los 1.652.783 euros recibidos en 2001 y 2002.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de febrero de 2003