Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | La posición de la Alianza Atlántica

La OTAN prepara un acuerdo de mínimos sobre el apoyo a Turquía

La Alianza desplegará aviones radar AWACS, Patriot y unidades contra la guerra química

La OTAN cerrará hoy domingo, o a lo más tardar mañana lunes, su grave crisis sobre Irak con un acuerdo de mínimos, por el cual Francia salva la cara y se rebaja la evidente fuerte presión de EE UU para sacar adelante los planes militares preventivos de ayuda a Turquía. En realidad, las medidas del Pentágono pasarán gracias a que los franceses no forman parte de la estructura militar aliada, de la que el general Charles de Gaulle retiró a su país en 1966.

"La orientación general apunta hacia una desescalada y hacia la búsqueda de una solución el lunes o martes", aseguró ayer un alto cargo diplomático. Otra colega suyo aseguró que "la intención es de llegar a un arreglo mañana [por hoy] y no supeditarlo al lunes", día en el que la presidencia griega de la UE ha convocado una cumbre informal de los Quince. "Retrasarlo al lunes cuestionaría la independencia de esta casa", agregó.

El compromiso de mínimos que están a punto de alcanzar en las próximas horas los 19 socios atlánticos pasa, según estas fuentes, por una clara reafirmación de la solidaridad aliada con Turquía, país que solicitó el pasado lunes la apertura de consultas colectivas por entender que su integridad territorial está amenazada por Irak; y la puesta en marcha de limitadas medidas preventivas de ayuda a Ankara a través del Comité de Planes de Defensa (CPD), en el que no está Francia.

El CPD, integrado por los embajadores de 18 países (todos menos Francia), aborda las cuestiones de la defensa y la planificación de la defensa colectiva. Transmite sus orientaciones a las autoridades militares de la OTAN y, en el ejercicio de sus responsabilidades, asume las mismas funciones y goza de los mismos atributos y autoridad que el Consejo Atlántico en materias de su competencia.

Francia quiere que el secretario general, George Robertson, convoque primero el Consejo Atlántico y luego el CPD a fin de disminuir al máximo los efectos de desgaste de esta pelea, pero no está excluido lo contrario. EE UU también parece inclinado a rebajar la tensión y a no forzar demasiado la mano.

Las medidas conciernen al despliegue de los aviones radar AWACS, misiles antimisiles Patriot y unidades para la lucha química y biológica. Sólo los AWACS son patrimonio de la OTAN, mientras que los misiles y las unidades forman parte de los acuerdos bilaterales. Los Patriot que reciba Turquía pueden ser holandeses o alemanes, y las unidades de guerra bacteriológica, checas.

El Gobierno francés parece dispuesto a no oponerse a esta solución, por otra parte inevitable para París, pero considerada por funcionarios de la organización como "mala y potencialmente peligrosa de ahondar más las fisuras", siempre y cuando el Consejo Atlántico, el órgano político de la institución formado por los embajadores de los 19 países miembros, subraye claramente el respaldo a Turquía y reafirme la posición de Francia, Alemania y Bélgica (los tres países que bloquean la propuesta de EE UU) de que la guerra contra Irak es el último recurso.

Alemania estaría de acuerdo en esta fórmula de compromiso y en principio también Bélgica, aun cuando nadie en la sede de la Alianza Atlántica excluía ayer tarde un golpe de teatro de último minuto y que saltara todo por los aires. "No estoy cien por cien convencido de que los belgas la apoyen, pero en ese caso ya están preparadas otras alternativas", comentó un diplomático. El Gobierno belga se ha distinguido en los últimos días por ser el más contundente a la hora de valorar esta grave crisis.

Robertson, que sale muy tocado de esta situación, continuó este fin de semana sembrando el desconcierto al comunicar a algunos países su intención de convocar una reunión extraordinaria del Consejo Atlántico en la mañana del sábado y luego por la tarde. La delegación francesa le comunicó que no tenía sentido tanta premura. Y los belgas le disuadieron para no hacerla coincidir con la manifestación ciudadana contra una guerra en Irak. "Es un buen fajador, pero está sometido a las duras presiones del embajador norteamericano, en el papel de agente tejano", comentaba ayer con cierta sorna un alto cargo. Otro, con más ironía, le enviaba este mensaje a la Casa Blanca: "Debe comprender que el modelo del Pacto de Varsovia ha terminado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de febrero de 2003