Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | El Gobierno ataca a la oposición

Palacio considera "normal" que los ciudadanos protesten contra la guerra

La ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, desdramatizó ayer las protestas y manifestaciones ciudadanas contra la guerra, al afirmar que son "el comportamiento social normal".

"Si se tira de hemeroteca, se verá que no está ocurriendo nada distinto de lo que ha pasado otras veces", dijo Palacio tras entrevistarse ayer en Madrid con su homólogo de Guinea Bissau, Joaozinho Vieira. "La opinión pública siempre es contraria a la intervención militar", añadió.

"Francamente", dijo también, "lo que me sorprendería sería lo contrario. El día en que unos actores se pusieran una camiseta con el 'sí a la guerra', pensaría que estoy viviendo en otro país".

"Otras cosa son las fuerzas políticas", prosiguió la ministra, que afirmó que "el Gobierno ha buscado siempre el consenso en todos los temas importantes" y aseguró que, aunque "el otro día no se manifestó ese consenso" durante el debate celebrado en el pleno del Congreso, "el Gobierno seguirá buscándolo".

Palacio quitó también importancia al desacuerdo constatado el jueves en la OTAN para desplegar las medidas de apoyo que pide EE UU, y recordó que el debate sobre las mismas sigue abierto.

Afirmó, además, que, "en el momento actual", ningún Estado miembro de la UE "ha violado los tratados" comunitarios. La ministra respondió así al presidente de la Convención, Valery Giscard d'Estaign, que ayer declaró que quien quiebra la política exterior común incurre en dicha violación. Según Palacio, los ministros de Asuntos Exteriores de la UE sólo hicieron, el lunes de la semana pasada, "una declaración común". No definieron una posición común en el sentido jurídico del término.

La ministra aseguró, finalmente, que el Gobierno "no ha evacuado" la Embajada en Bagdad, aunque el encargado de negocios vino hace dos semanas a Madrid y aún no ha regresado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de febrero de 2003