Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno destina 583 millones a un plan para bajar el consumo de agua

El Gobierno recargará el acuífero de la región para asegurar el abastecimiento urbano

El Gobierno regional invertirá 583 millones de euros en un plan del Canal de Isabel II para reducir en un 10% el consumo de agua en 10 años. Entre las 35 medidas anunciadas ayer por Alberto Ruiz-Gallardón, presidente del Gobierno regional, está la recarga del acuífero de Madrid (inmenso pantano subterráneo situado a 500 metros de profundidad) a través de 71 pozos. El agua excedente de los pantanos en primavera e invierno se inyectará directamente en el acuífero para utilizarla en caso de sequía. El plan tiene además como objetivo reducir el volumen de agua destinada al consumo desde hoy a 2011 (de los 674 hectómetros cúbicos actuales a 600), lo que supone un ahorro superior al 10%.

El plan aprobado ayer por el Consejo de Gobierno, denominado Medidas para el uso eficiente y la gestión de la demanda de agua en la Comunidad de Madrid, incluye 35 iniciativas que van desde unas tarifas más elevadas en los meses de verano hasta la obligación de regar los campos de golf con agua reciclada. Aunque la medida más novedosa es la recarga artificial de los acuíferos de la región.

En la Comunidad hay 71 enormes pozos públicos, con una profundidad de entre 180 y 700 metros, que el Canal de Isabel II pone en marcha en caso de sequía. Succionan el agua del acuífero, cuya extensión es de 6.000 kilómetros cuadrados, de los que 2.500 se ubican en Madrid. El agua es de una calidad excelente, por lo que únicamente necesita cloración.

En periodos muy lluviosos, la demanda hídrica se cubre con aguas superficiales (pantanos), mientras que en épocas de sequía, cuando descienden los volúmenes almacenados en los embalses, se extrae agua de los acuíferos subterráneos. El agua se saca através de unas bombas succionadoras, que ahora serán sustituidas por otras que, además de extraer, servirán para inyectar agua en estos pozos naturales en los periodos de grandes lluvias. De esta manera, el acuífero no se secará y siempre estará disponible para etapas sin lluvias. Según fuentes del Canal de Isabel II, ya se han hecho pruebas de este innovador sistema y la recarga comenzará a realizarse "inmediatamente".

Reservas al 71%

Esta operación de inyección de agua es posible en estos momentos porque los embalses de la región han duplicado sus reservas en los últimos tres meses y están casi al 71% de su capacidad. En noviembre pasado, las reservas estaban al 35%, pero debido a las últimas lluvias y nevadas se ha duplicado hasta alcanzar el porcentaje actual. Según los datos, en estos momentos hay 670,146 hectómetros cúbicos. La cuenca del Lozoya está al 67,7%; la del Jarama, al 83,3%; la del Guadalix, al 71,6%; la del Manzanares, al 76,7%; la del Guadarrama-Aulencia, al 74,2%; la del Cofio, al 74 %, y la del Morales, al 74%.

El Canal de Isabel II, con las nuevas medidas de ahorro, se ha propuesto reducir el consumo de forma que éste quede estabilizado en 600 hectómetros cúbicos, en vez de los 674 hectómetros cúbicos previstos para 2011.

Según Ruiz-Gallardón, el plan, cuya vigencia llega a 2012, pretende "asegurar en un 96% el abastecimiento de una región que registra un importante crecimiento de la población y de un 2% más de nuevas viviendas al año. La meta, según señaló el presidente regional, es reducir el volumen de agua destinada al consumo de 674 hectómetros cúbicos previstos en 2011 a 600, lo que supone ese ahorro superior al 10%.

Según datos del Canal de Isabel II, la Comunidad de Madrid tiene aún recursos hídricos en cantidad y calidad suficiente para satisfacer la demanda actual. "Sin embargo, si nuestra región quiere seguir siendo un referente a nivel nacional e internacional por su calidad de vida -con un incremento de la economía cercano al 4%-, debe evaluar ahora las políticas de gestión del agua y, a su vez, sentar las bases de cara al futuro. Más aún teniendo en cuenta que la demanda, que hoy se sitúa en 573,6 hectómetros cúbicos, está previsto que crezca hasta los 674 en 2011 o 743 en 2018", explicó Alberto Ruiz-Galardón.

El plan también contempla la reutilización de aguas depuradas, lo que obligará, por ejemplo, a que los nuevos desarrollos urbanísticos previstos tengan dos redes (una de agua potable destinada para consumo; y otra de agua reciclada para riego).

El plan también prevé aumentar en un 10% el presupuesto destinado a renovar las redes de conducción de agua, limitar la plantación de especies vegetales de alto consumo hídrico en parques públicos, así como la obligación de usar agua reciclada en los campos de golf.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de febrero de 2003