Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | Las supuestas conexiones con el terrorismo

El vínculo con España del terrorista refugiado en Irak es lejano, según reconoce la policía

Aznar relacionó al responsable de armas químicas de Al Qaeda con los últimos detenidos

La cita del presidente José María Aznar a Abu Musa Al Zarkawi, responsable del desarrollo de armas químicas de Al Qaeda, y su presunta relación con la célula de salafistas desarticulada el pasado día 24 en Barcelona y Girona, provocó sorpresa y curiosidad en medios policiales dedicados a la lucha antiterrorista cuyos responsables reconocen que no se han encontrado pruebas "definitivas" de la vinculación de los detenidos con el citado terrorista, aunque sí con alguno de sus colaboradores en Europa como Mirouane Ben Ahmed, un experto en química y explosivos que visitó Barcelona.

Abu Musa, al que también mencionó ayer Colin Powell, secretario de Estado de EE UU, en su comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU para justificar los presuntos vÍnculos de Al Qaeda con Sadam Husein, es uno de los lugartenientes de Osama Bin Laden y dirigió experimentos con armas químicas y biológicas en varios campos terroristas en Afganistán. Experimentos en los que se emplearon rebaños de animales y de los que hay evidencias fotográficas y testimonios de numerosos detenidos, algunos capturados antes del 11-S y de la guerra que acabó con el régimen rigorista talibán.

Testimonios y pruebas

Es el caso de Ahmed Ressam, de 34 años, terrorista argelino detenido el 14 de diciembre de 1999 cuando procedente de Canadá desembarcó en Washington con un coche alquilado cargado de 60 kilos de explosivos. Un vehículo que iba a utilizar para volar el aeropuerto internacional de Los Ángeles. La fecha elegida era el 1 de enero de 2000, en plena celebración del milenio. Ressam, que antes mantuvo contactos con otros hermanos salafistas en Alicante y Castellón, confesó en julio de 2001, ante la Corte de Manhattan que lo juzgó, frases tan inquietantes como estas: "En Jalden nos enseñaron a fabricar explosivos, y cerca de Jalalabab, a usar venenos y gases mortales. Nos entrenamos en proyectos de difundir gas en los sistemas de ventilación. La idea era emplearlos contra edificios gubernamentales norteamericanos para matar al mayor número de personas posible sin riesgo para nosotros. Nos enseñaron a mezclar gases tóxicos con otras sustancias y a fabricar explosivos con fertilizantes químicos".

Los instructores de Ressam eran los jeques Abu Suleiman y Mustafá al Maghrebi, subordinados de Abu Musa, el hombre que ayer citaron Powell y Aznar para justificar la supuesta amenaza de Irak al mundo occidental.

Tras la caída del régimen taliban, Abu Musa se refugió en Bagdag donde se repuso de sus heridas de guerra, según aseguran los servicios de inteligencia y publicó recientemente la revista norteamericana New Yorker adelantándose a la supuesta revelación de los discursos que Powell y Aznar pronunciaron ayer. Zarqawi viajó a Irak en mayo de 2002 y según la CIA utilizó un campo de entrenamiento al norte del país especializándose en tóxinas como la ricina, una peligrosa sustancia tóxica.

Powell aseguró ayer que desde Irak se coordina el movimiento del dinero y personas utilizadas en esa red terrorista cuyos miembros han sido detenidos en distintos países de Europa y citó a Francia, el Reino Unido y España. Se refería a las tres últimas células de Al Qaeda desarticuladas en Europa. Todas ellas dirigidas por argelinos del Grupo Salafistas para la Predicación el Combate (GSPC), una escisión del GIA.

Rabah Toufik Kadri fue detenido en noviembre en Londres cuando preparaba un atentado con ricina; la célula de Mirouane Ben Ahmed, de 29 años, experto en química y explosivos, cayó en diciembre bajo la acusación de que preparaba un atentado con gases en el metro de París; a este último se le intervino un traje protector contra armas químicas; en enero se detuvo al grupo que lideraba en Barcelona Mohamed Tahraoi debido a los contactos que mantenía con el grupo desarticulado en Francia. Un juez francés y un fiscal especializados en terrorismo islámico reclamaron su detención.

Deducciones políticas

La afirmación de Aznar en su discurso de ayer ante el Congreso de los Diputados sobre la vinculación de los detenidos en la última redada con Abu Musa al Zarkawi pareció "demasiado rotunda" a oídos de los especialistas policiales, que reconocieron la ausencia de datos que confirmen ese vínculo directo entre los 16 detenidos y el lugarteniente de Al Qaeda al que presuntamente ha cobijado Sadam Husein. Una presunta relación que se desprendía de las palabras del presidente, quien señaló: "Algunos de sus colaboradores han sido detenidos recientemente en el Reino Unido y en España. El problema, por tanto, nos afecta y bien de cerca".

"Se pueden decir que los detenidos eran parte de un conjunto, que constituyen una pieza más de un todo, pero no hay pruebas de una relación directa, sino indirecta, de este grupo con Abu Musa", reconocía ayer una fuente policial. "La expresión de Aznar está expuesta desde una visión política, más amplia y en un conjunto. Desde un punto de vista operativo no se puede ser tan rotundo", señaló otro experto consultado, quien insistió en que los detenidos, en su mayoría ciudadanos argelinos, no preparaban ningún atentado en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de febrero de 2003