Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig sólo aprobará que los pisos sean más pequeños si son de protección

El sí de la Generalitat a la modificación que propone el Ayuntamiento de Barcelona para cambiar artículos del Plan General Metropolitano y posibilitar la construcción de pisos más pequeños tendrá una condición: que todos los pisos de más que esos cambios posibiliten sean de protección. Es decir, si en una parcela de 10.000 metros cuadrados, tras las modificación, se pueden construir 130 pisos -en lugar de los 100 con las normas vigentes-, los 30 deberán ser protegidos, bien en régimen de alquiler o de propiedad. El consejero de Política Territorial, Felip Puig, puso esa condición: "Si esa medida sirve para incrementar el número de vivienda social, será considerada en positivo, pero si sirve para incrementar el número de pisos a disposición del libre mercado, no se aceptará". De momento, ese departamento se ha apresurado a plantear otro convenio para aceptar los cinco solares ofrecidos por el consistorio barcelonés para que la Generalitat construya unos 280 pisos de alquiler para jóvenes.

También en relación con la propuesta de modificar el PGM, la cuarta teniente de alcalde, Imma Mayol (Iniciativa per Catalunya), reclamó ayer que la mitad de los nuevos pisos que se hagan con las modificaciones urbanísticas aprobadas inicialmente por el Ayuntamiento de Barcelona -cuyo visto bueno final depende de la subcomisión de Urbanismo de la Generalitat- tengan algún tipo de protección y que sean, mayoritariamente, públicos y de alquiler. Imma Mayol aseguró que comparte la filosofía y los objetivos de la modificación de las normas urbanísticas con el fin de construir viviendas de varios tipos adecuadas a las nuevas realidades familiares y personales.

Sin embargo, advierte que estas medidas deberían ir acompañadas de medidas para abaratar los precios y "de la exigencia de que el 50% de las nuevas viviendas sean protegidas, mayoritariamente públicas y de alquiler". Mayol celebra que, finalmente, se haya abordado este debate que su partido reclama desde hace tiempo sobre el número de viviendas y sus tipologías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003