Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INTEGRACIÓN DE LAS PLATAFORMAS

Sogecable y Vía Digital prosiguen su fusión

Telefónica controlará el 23% de la nueva plataforma, y PRISA y Groupe Canal +, un 16,38% cada una

Más de 2,5 millones de abonados contarán a partir del verano de una nueva oferta de televisión de pago, que nacerá de la fusión de Sogecable y Vía Digital. Ambas empresas acordaron ayer seguir adelante con el proceso de integración pese a las condiciones impuestas por el Gobierno, algunas de las cuales serán recurridas ante los tribunales. Telefónica se reserva el derecho de mantener una posición mayoritaria en la nueva plataforma frente a PRISA y el grupo francés Canal +. Las empresas fusionadas deberán decidir en los próximos meses algunos aspectos como la elección del descodificador, el sistema de satélite y los detalles de la programación.

Sogecable y Telefónica seguirán adelante con el proceso de integración de sus plataformas digitales, Canal Satélite Digital y Vía Digital, respectivamente, para dar lugar a una oferta conjunta de televisión de pago con más de 2,5 millones de clientes e ingresos agregados de más de 1.300 millones de euros.

Las dos empresas alcanzaron ayer un nuevo acuerdo que se adecua al contenido de las exigencias que les requirió el Gobierno el pasado mes de noviembre para autorizar la fusión. No obstante, ambas empresas anunciaron en un comunicado conjunto la presentación de un recurso contecioso administrativo ante el Tribunal Supremo instando a la anulación de las condiciones impuestas por el Ejecutivo, que, según las partes, no impiderían la libre competencia y podrían dificultar el desarrollo de la compañía resultante. El recurso afecta a las limitaciones relativas a los precios, comercialización, distribución y acuerdos estratégicos, así como a la duración de las mencionadas condiciones.

El nuevo acuerdo, que desarrolla y modifica parcialmente el pacto firmado el pasado 8 de mayo cuando se anunció la fusión, establece que Sogecable (participada por el grupo PRISA, editor de EL PAÍS) realizará una ampliación de capital por 28,981 millones de acciones nuevas, lo que constituirá el 23% del capital de la sociedad resultante destinado a los actuales accionistas de Vía Digital. De esta forma, Telefónica podrá llegar a alcanzar esa participación si alcanza el 100% de su filial. PRISA y Groupe Canal + poseerán un 16,38% cada uno.

Estabilidad accionarial

No obstante, Telefónica, que se compromete a permanecer al menos tres años en el accionariado de Sogecable, renuncia el ejercicio de los derechos políticos del exceso que resulte sobre dicho porcentaje en el momento del canje. De esa forma, la operadora tendrá una presencia en el Consejo de Administración de Sogecable similar a la del resto de los socios de referencia, en torno a cinco representantes. El presidente será propuesto por el actual de Sogecable de los consejeros que proponga Telefónica y el consejero delegado procederá de la actual Sogecable.

PRISA, Groupe Canal + y Telefónica, además, suscribirán un préstamo participativo de 50 millones de euros cada uno y vencimiento en 10 años. Adicionalmente, Sogecable ofrecerá a sus accionistas la posibilidad de participar en un préstamo subordinado de 175 millones de euros, cuya suscripción asegura Telefónica. Por otro lado, Vía Digital y Sogecable se comprometen a que la deuda de ambas no supere, antes de la integración, los 425 millones y 705 millones, respectivamente. Tras anunciarse el acuerdo, la cotización de Sogecable subió un 5,44%, cerrando a 10,27 euros. Telefónica cayó el 0,3%.Ahora se abre el proceso, que empieza con la remisión del acuerdo al Servicio de Defensa de Competencia, que tiene un mes de plazo para dar su visto bueno.

El presidente de Sogecable, Jesús de Polanco, aseguró que el proceso de integración "no es un camino de rosas", pero que ambas empresas tienen capacidad para superar las dificultades que les han puesto "que son muy serias". "Nos hubiera gustado", dijo, "tener menos dificultades, pero tanto el presidente Alierta como yo creemos que tenemos fuerzas para superar estas condiciones. [...] No es un camino de rosas pero juntos tenemos capacidad para superar las dificultades que nos han puesto, que son muy serias. El que diga que no son dificultades serias simplemente es un ignorante, o en su vida se ha metido en una empresa". Añadió que confía en que para el el próximo mes de junio se hayan completado los trámites para la fusión, y que la dirección de la empresa sea una sola.

Por su parte, el presidente de Telefónica, César Alierta, calificó el acuerdo de "fundamental" ya que "favorece en primer lugar a todos los consumidores, en segundo lugar a toda la industria audiovisual española y, en tercer lugar, a los socios".

El ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, celebró que Telefónica y Sogecable hayan decidido seguir adelante con la fusión "aceptando las condiciones" impuestas por el Gobierno "con independencia de que algunas puedan ser puestas en cuestión ante los tribunales de justicia". El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, acogió positivamente la noticia al entender que beneficiará a los consumidores por el abaratamiento de costes. IU defendió la fusión aunque considera que las condiciones del Gobierno no garantizan la pluralidad informativa, los derechos de los trabajadores y la defensa de lo público.

La Agrupación de Operadores de Cable (AOC), que representa al 80%, decidirá antes de la próxima semana si recurre al Tribunal Supremo el acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros. Las organizaciones de consumidores reiteraron su petición de que se respeten los derechos de los usuarios.

La nueva plataforma asumirá los costes del cambio

Para los más de dos millones y medio de abonados a la televisión de pago, la fusión de Sogecable y Vía Digital permitirá el acceso a decenas de canales de televisión y de audio. Pero los efectos no serán inmediatos. Las dos compañías seguirán operando de forma independiente hasta el verano. Un comité determinará los aspectos técnicos de la nueva plataforma en cuanto a la distribución y recepción de las señales y la oferta de programas. Hasta entonces, los clientes de cada una de las televisiones (1.871.000 abonados a Canal Satélite Digital y Canal + y 806.000 a Vía Digital, según los últimos datos) captarán las respectivas programaciones con el mismo soporte tecnológico que en la actualidad. Ambas utilizan distintos satélites y sistemas de descodificación de señales. Canal Satélite Digital difunde su programación a través del consorcio de satélites Astra, y Vía Digital emplea Hispasat, en cuyo accionariado participa Telefónica.En cuanto a los descodificadores, el citado comité tendrá que decidir entre el simulcrypt (Sogecable) y el multicrypt (Vía Digital). La utilización de un sistema tecnológico u otro obligará a reorientar las antenas y a la sustitución de buena parte del parque de descodificadores.Los costes derivados de estas modificaciones no serán repercutidos a los abonados, según una de las condiciones impuestas por el Gobierno.Además, la política de precios será única para todo el territorio nacional, sin discriminar entre zonas con o sin presencia de operadores de cable. Hasta la integración de la programación no están previstos cambios en las tarifas que, de momento y para este año, han sido congeladas por el Gobierno. Cada una de las plaformas continuará facturando las cuotas de sus abonados. En cuanto a los contenidos, la oferta cinematográfica y futbolística constituyen los activos con mayor atractivo. En el primer caso, una de las condiciones impuestas por el Gobierno obliga a la rescisión del contrato suscrito con Metro-Godwin-Mayer. En cuanto a los derechos audiovisuales del fútbol, esta temporada expiran los contratos con la Liga de Fúbtol Profesional. Las dos compañías tienen suscritas alianzas con los dos principales clubes (Real Madrid y Barcelona) hasta 2008. El Atlético de Madrid ha alcanzado recientemente un acuerdo por tres años con Sogecable para la explotación de los derechos audiovisuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de enero de 2003

Más información