Las instituciones de Lleida califican de 'burla' el plan de Fomento para la línea del AVE

La Diputación lamenta la pérdida de la temporada de esquí por falta de paquetes turísticos

La demora en el funcionamiento del AVE entre Madrid y Lleida y las restricciones en el número de trenes que prevé Fomento para la primera fase de servicio han provocado un alud de protestas de las instituciones de Lleida. A las críticas del Ayuntamiento y de la Diputación se sumaron ayer las de la Cámara de Comercio, cuyo presidente, el senador convergente Joan Simó, calificó de "burla" la falta de información y las incógnitas existentes sobre la fecha de entrada en servicio de la línea y el precio de los billetes. También calificó de "vergüenza" que Fomento haya previsto tan pocos trenes para la línea.

Más información

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, anunció anteayer que los primeros trenes AVE empezarán a funcionar dentro de pocas semanas con dos máquinas Alstom, de las que se usan en la línea Madrid-Sevilla, y ocho Talgos Altaria. Un anuncio que no ha contribuido a calmar los ánimos. Simó calificó de "vergonzoso" el número de trenes que circularán en un principio entre Madrid y Lleida. "Es una vergüenza", dijo, "que un Gobierno que presume de hacer bien las cosas diga que sólo tendremos cuatro trenes y no concrete cuanto tiempo tendremos que esperar para que funcionen".

El presidente de la Cámara de Comercio, que también criticó con dureza a los responsables de Renfe porque no se han dignado contestar las cartas que le ha enviado la entidad, asegura que la actual situación de incertidumbre perjudica gravemente al tejido económico de Lleida ya que muchas empresas no pueden planificar algunas operaciones que dependen de la llegada del AVE.

Simó criticó tanto la frecuencia de los trenes como la duración de los viajes, que será de 2 horas 40 minutos. "La frecuencia de paso anunciada es totalmente insuficiente para Lleida. Parece como si el Gobierno se riera de las instituciones", señaló.

El presidente de la Cámara de Comercio indicó que el Ministerio de Fomento ha engañado a los leridanos porque en lugar de llevar el AVE a la ciudad, lo que ha hecho ha sido reforzar la línea ferroviaria entre Madrid y Barcelona con cuatro Talgos que pararán en Lleida. "Para eso no hacía falta esperar tanto tiempo", afirmó Simó, que también criticó la falta de previsión del Gobierno central en la construcción de la línea del tren de alta velocidad.

Temporada perdida

Esta falta de previsión ha recibido críticas desde la Diputación de Lleida. Su presidente, el convergente Josep Pont, expresó ayer su satisfacción ante la inminente llegada del AVE y, al mismo tiempo, se sumó a las críticas al Gobierno central por la falta de información. "Las instituciones merecemos un respeto y que se nos informe, ya que hasta ahora no hemos podido hacer previsiones. Es triste que nos tengamos que enterar por la prensa de todas las cuestiones relacionadas con la llegada del AVE a la ciudad".

Pont explicó que la Diputación se siente muy perjudicada por el retraso en la inauguración del tren porque el Patronato de Turismo, que promociona conjuntamente todas las estaciones de esquí de la provincia, no lo ha podido incluir en sus paquetes turísticos. "Hemos perdido una temporada", agregó.

Esquerra Republicana de Catalunya calificó de "chapuza" la puesta en marcha de la línea del AVE entre Madrid y Lleida sin los trenes previstos, con las principales estaciones en obras y un sistema de seguridad provisional. Carmel Módol, vicesecretario general de la formación republicana, manifestó que el tren de alta velocidad, presentado sin pudor por el PP como una obra emblemática, "está consiguiendo los niveles de chapuza a los que nos tiene acostumbrados la gestión del Gobierno español".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 28 de enero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50