_
_
_
_
Crónica:AJEDREZ
Crónica
Texto informativo con interpretación

Kaspárov vuelve a la carga

El ruso se mide a 'Deep Junior' a los seis años de caer ante 'Deep Blue'

Leontxo García

La derrota de Gari Kaspárov en 1997 ante Deep Blue por 3,5-2,5 dejó incógnitas porque el ruso, presa de la tensión, jugó mal. El número uno del ajedrez, de 39 años, ha vuelto a Nueva York con sus mejores armas, incluida la compañía de su madre, para enfrentarse al programa israelí Deep Junior, campeón del mundo de computadoras, al mejor de seis partidas. La primera se jugó la madrugada pasada en Nueva York.

Deep Blue, ahora desmantelado, medía 1,92 metros, pesaba 1,4 toneladas y calculaba más de 200 millones de jugadas por segundo; tanto su software (programa) como su hardware (computadora), de 16 procesadores en paralelo y 512 chips, fueron específicamente diseñados para jugar al ajedrez. El programa de Deep Junior cabe en un bolsillo, en un CD; corre en ordenadores de no más de ocho procesadores y su capacidad de cálculo nunca pasa de los cuatro millones de jugadas por segundo. Sin embargo, la última versión conocida de Deep Junior, de julio de 2002, es superior a Deep Blue: las jugadas de éste son, en casi todos los casos, iguales o peores que las realizadas por Deep Junior cuando se le pregunta por la misma posición. Es una consecuencia de los tremendos avances que se han producido en la informática.

Más información
"Sé que esta vez el duelo será limpio"
Kaspárov barre a Deep Junior en la primera partida

Mucho se ha progresado desde que, en los años 50, el estadounidense Claude Shannon y el británico Alain Turing diseñaron los primeros programas. Shannon previó que una computadora jugaría al nivel del campeón mundial a finales de siglo, pero se equivocó al creer que ello podría lograrse calculando todas las jugadas posibles. Turing, que descifró mensajes secretos de los nazis, murió en 1954, dos años después de ser encarcelado por reconocer su homosexualidad. Poco antes estableció una teoría aún válida: una máquina piensa si su interlocutor humano, comunicándose por escrito con ella y con otros seres humanos, es incapaz de distinguir a éstos de la máquina. Algunas de las partidas jugadas por Deep Blue, Deep Junior y Fritz -el programa que empató, 4-4, en octubre con el ruso Vladímir Krámnik, campeón del mundo oficioso- parecen obra de humanos. De ahí que los programadores israelíes de Deep Junior, Amir Ban y Shay Bushinsky, insistan en que el estilo de su criatura "es muy humano".

Con todo, el punto clave no ha cambiado: los jugadores de silicio son ya invencibles en las complicaciones tácticas, pero aún incapaces de establecer un plan a largo plazo como éste: "Aprovechando mi ventaja de espacio, voy a amagar un ataque en el flanco izquierdo, lo que obligará a mi rival a trasladar todas sus piezas a ese ala. Entonces llevaré todas las mías al flanco derecho, donde están los reyes, y él tardará más en hacer lo propio porque la desventaja de espacio hará más lentas sus maniobras. Así lograré un ataque ganador".

En términos tenísticos, Kaspárov debe jugar desde el fondo de la pista y subir a la red sólo cuando tenga mucha ventaja. De lo contrario, la fuerza bruta le hará añicos.

Kaspárov ha viajado con su madre, su jefa de gabinete, su apoderado y dos analistas y se aloja en el mismo club elitista, el New York Athletic, en el que está la sala de juego. Todo está pensado para neutralizar las grandes ventajas de un rival infatigable. Por ejemplo, los abundantes días de descanso: se jugó anoche y se jugará el día 28 y el 30 de este mes, así como el 2, el 5 y el 7 de febrero. El ruso es muy consciente del tamaño del reto: "Deep Junior no cometerá nunca un error grave. Sólo, pequeños fallos estratégicos que yo deberé explotar con la precisión de una máquina".

Gari Kaspárov, durante una partida.
Gari Kaspárov, durante una partida.ASSOCIATED PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Leontxo García
Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_