_
_
_
_

"Sé que esta vez el duelo será limpio"

Leontxo García

Gari Kaspárov aún no ha digerido su derrota de 1997 ante Deep Blue y continúa insinuando que IBM le hizo trampas, que hubo intervención humana en un par de jugadas clave, "imposibles para una computadora". Dicen que Napoleón también se desquició tras perder ante El Turco, un ingenio mecánico construido por el barón húngaro Wolf-gang von Kempelen y que debía su nombre a la ropa tradicional con que era cubierto. Cuando la máquina pereció en un incendio, en 1854, se supo que un fuerte jugador de la época actuaba escondido en su interior.

Tampoco Kaspárov olvida la tarde nefasta del 11 de mayo de 1997. Deshecho por sus obsesiones, cometió un error decisivo en el último asalto, con el marcador igualado a 2,5 puntos: basándose en sus partidas frente a programas comerciales, dio por supuesto que Deep Blue no iba a sacrificar un caballo a cambio de un ataque feroz contra el rey. Pero los grandes maestros asesores de IBM, entre ellos, el español Miguel Illescas, habían programado exactamente esa posición. Así, Deep Blue sacrificó el caballo e hizo trizas al ruso.

Más información
Kaspárov barre a Deep Junior en la primera partida

Kaspárov, en una dramática rueda de prensa, acentuó sus acusaciones de fraude contra IBM, cuyas acciones se dispararon en Wall Street. Mientras tanto, su apoderado de entonces, Andrew Page, susurraba: "Está loco. Muerde la mano que le da de comer".

IBM estaba dispuesta a financiar el Club Kaspárov en Internet, pero cambió de idea. El Club Kaspárov quebró el año pasado y Kaspárov afronta una demanda de 1,5 millones de euros de un banco israelí. En este duelo tiene asegurado medio millón, al que sumará 0,2 o 0,3 según pierda o gane y 0,25 si empata.

Quienes conocen a Kaspárov coinciden en que el dinero es para él un asunto secundario. Pero esa demanda judicial y otros líos, relacionados con la crítica situación de la Federación Internacional de Ajedrez, así como el recuerdo de Deep Blue, pueden perturbar su concentración.

"Los seres humanos no podemos borrar completamente los disgustos de la mente. Pero yo estoy dispuesto a defender de nuevo el estandarte contra las máquinas. Y sé que esta vez el duelo será limpio", concluye Kaspárov.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Leontxo García
Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_