_
_
_
_
CRISIS EN EL MERCADO DEL DISCO / 1

Los artistas denuncian el desprecio a la creación

Algunos alertan contra los productos caros y el desinterés por encontrar nuevos valores

Pablo Guimón

Los artistas son el elemento fundamental en la industria de la música. ¿Qué opinan ellos de la crisis que atraviesa el sector? ¿En qué medida se sienten afectados? Éstos son extractos de las respuestas a estas y otras preguntas de varios artistas de diversos ámbitos.

"La crisis me afecta en la medida en que muchos amigos míos se han quedado sin trabajo", asegura Juan Aguirre, del grupo de pop Amaral. "Y hablo de trabajadores normales, no de ejecutivos con jet privado. Además, por culpa de la crisis, un grupo que no haga canciones del verano lo tiene muy difícil para salir adelante. Lo progresista en estos días es estar con los artistas débiles a los que se les niega la oportunidad de grabar".

Más información
La industria musical vive el final de un modelo

Carlos Jean, productor y autor de música electrónica, se pronuncia en el mismo sentido: "A mí directamente no me ha afectado mucho, al margen de que puede que haya facturado algo menos. Pero tengo muchos amigos que se han quedado en la calle". En cuanto a la forma de combatir la piratería, Jean aboga por "perseguir a los mafiosos, no a los pobres hombres que no tienen más remedio que estar vendiendo en la calle".

Consultada sobre el tema, Alaska -cuya obra fue retirada de ciertas tiendas durante 24 horas como represalia a unas declaraciones suyas sobre la piratería en noviembre de 2002- remite a un comunicado colgado en su página web. En él defiende que "el problema de la piratería va más allá de una campaña que pasa por la acción policial y poco más". Y apunta la conveniencia de una reducción del precio del disco: "Los precios se podrían bajar y todo el mundo seguiría ganando dinero".

El cantautor Quique González considera que las compañías deben practicar la autocrítica: "La industria está pagando los errores de haber engañado al público y a los artistas durante muchos años".

Lichis, de La Cabra Mecánica, asegura que a su grupo le ha afectado la piratería: "Nos ha hecho mucho daño. Parece que hemos vendido un montón, porque todo el mundo nos conoce, pero no hemos llegado a las 100.000 copias". En cuanto a la forma de combatirla, apuesta por "una labor de educación". "La gente", añade, "no sabe lo que cuesta hacer un disco. Se piratea porque la música se ve como un producto sin valor".

El cantautor Ismael Serrano considera que "la piratería es la consecuencia de una forma de actuar de la industria". "No han apostado por la creatividad, la música se ha devaluado", defiende. "No hay pluralidad, y yo me siento afectado por esa falta de pluralidad". En cuanto a las soluciones, apunta que "para combatir la piratería de entrada hay que decir no a la Ley de Extranjería".

Por último, Ricardo Ruiperez, del grupo de rock M-Clan, sostiene que "España es un país precario en cuanto al producto". "Aquí vende el que sale en televisión, sin importar lo que haga", dice. "La música pierde valor en la sociedad y por eso se piratea".

Mañana, segunda entrega del reportaje en la que se abordan los futuros caminos de la industria musical.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Pablo Guimón
Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_