BBVA busca cobijo en Bradesco

La unión alumbra un nuevo gigante de la banca brasileña

Al vender a Bradesco sus instalaciones en Brasil, BBVA ha posibilitado que surja un nuevo gigante en este mercado. Por primera vez un banco privado logra infiltrarse entre los dos grandes estatales, superando a uno y acercándose mucho al otro. Se confirma así un fenómeno de "renacionalización" de la banca en este país.

Bradesco ha desplazado del segundo puesto en la banca brasileña a la estatal Caixa Económica Federal y pisa los talones en volumen de activos al también estatal Banco do Brasil. Sin embargo, en número de sucursales, Bradesco, con 3.366, supera también a esta última entidad y prácticamente está equiparado con ella en número de clientes y cartera de crédito (unos 18.000 millones de euros).

La creciente retirada de entidades extranjeras produce una "renacionalización" del mercado bancario en el gigante latinoamericano
El banco vasco, que no pudo hacerse con Banespa ni con Unicrédito, ha optado por vender su filial brasileña

Desde hace meses se rumoreaba en el mercado que BBVA iba a arrojar la toalla en Brasil. Las distintas estrategias anunciadas e implantadas por el banco vasco no surtían efecto. Cuando se estableció en Brasil, BBVA tenía como meta ocupar uno de los cinco primeros lugares entre los bancos del país, y controlar un 5% del mercado. Sale con un 1,4% de ese mercado. Después de la compra del banco estatal de São Paulo Banespa por el Santander, los rumores de venta de BBVA se intensificaron. Fue otra derrota para esta entidad, que era un serio pretendiente a hacerse con Banespa. Desde mediados de 2002 barajó hacerse con otro de los gigantes brasileños, Unibanco, pero tras meses de negociación surgió la sorpresa y Bradesco, que ofreció 200 millones de euros más, se hizo con él.

El 13 de diciembre, y siempre dentro de un espeso sigilo, Bradesco lanzó su primera oferta sobre la filial de BBVA. Unas semanas después, por un importe de 2.630 millones de reales (unos 800 millones de euros), se hizo con ella. Del total, la mayor parte (unos 620 millones de euros) se pagará en efectivo, y lo demás en participación accionarial (BBVA podrá hacerse con el 4,5% de su capital).

Este brusco cambio en el escenario financiero brasileño puede tener otras consecuencias a corto plazo, advierten analistas. Se rumorea cada vez más que dos extranjeros, Lloyds y BankBoston, están reduciendo su exposición al país y que están a punto de retirarse. Los italianos que controlan el Sudameris vienen negociando desde hace tiempo, y sin éxito, la venta de sus sucursales brasileñas.

Toda esa carrera confirma un fenómeno registrado en los últimos tiempos: la "renacionalización" de la banca en Brasil. Las instituciones privadas locales superan ya, por primera vez en nueve años, la participación de los extranjeros en el mercado. La verdad es que los extranjeros jamás lograron superar a los brasileños en activos, pero esa situación estuvo a punto de revertir cuando el SCH compró Banespa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 18 de enero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50