Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo Reina Sofía descubre el realismo mágico de José Jorge Oramas

Primera retrospectiva en la Península del artista canario, muerto a los 23 años

El Museo Nacional Reina Sofía, de Madrid, ha reunido en una retrospectiva 29 cuadros del artista canario José Jorge Oramas (Las Palmas de Gran Canaria, 1911-1935), la mitad de la producción de este "metafísico solar", como lo define el director del museo y comisario de la exposición, Juan Manuel Bonet. El pintor mezcla el realismo mágico y la luminosidad atlántica, "la mirada melancólica chiriquiana con la luminosidad de la realidad que tenía a su alrededor". La muestra visitará después el Centro Atlántico de Arte Moderno, de Las Palmas, y el Instituto Cabrera Pinto, de La Laguna.

De "sueño compartido con los amigos canarios" definió ayer Juan Manuel Bonet la exposición José Jorge Oramas, metafísico solar, que por primera vez en la Península se puede visitar hasta el 14 de abril, tras el conocimiento aislado de algunas de sus obras en la monográfica Realismo mágico y en montajes sobre las vanguardias o en revisiones del arte canario. "De ser un nombre secreto, un pintor para pintores, se pasa a una realidad visible", declaró Bonet.

El montaje de las 29 obras, realizadas entre los años 1929 y 1935, se presenta en la segunda planta del museo (sala 17), agrupadas por paisajes y figuras sobre paredes de fuertes colores de la arquitectura popular. "Oramas lleva una vida doliente, al morir a los 23 años tras una larga estancia en un sanatorio antituberculoso, y en cambio su obra es vital e intensa".

Oramas se vincula a los principios artísticos defendidos por el alemán Franz Roh en su libro Realismo mágico, publicado en 1925 y traducido al español dos años después, "aunque desarrolla una mirada muy personal sobre la realidad insular, a la que confirió universalidad, un universo puro y esencial", según el comisario. Las teorías de Roh se difundieron a partir de 1929 en la escuela de Luján Pérez, en Las Palmas de Gran Canaria, donde se formó Oramas junto a otros artistas como Juan Ismael, Plácido Fleitas, Juan Jaén, Felo Monzón y Santiago Santana. De origen humilde (fue peluquero), se convirtió en un ejemplo de "lo canario en el arte", según Cintio Vitier. Para el escritor Agustín Espinosa, uno de los redactores de la revista de vanguardia Gaceta de Arte, el pintor supo captar "el sentido de la luz y del color de la naturaleza atlántica".

Bonet añadió ayer que su obra "seduce y brilla, en unas geometrías que pudieron haber llegado a la abstracción". Señala las fuentes de su pintura metafísica en los ejemplos alemanes, franceses o italianos, de De Chirico a Carrá, "con un paisaje vacío y esencial" donde destaca los cactus y los barrios que veía desde el hospital, con una mínima presencia del mar y de las nubes (en un único cuadro).

En la presentación participaron el director del Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), Franck González, que coproduce la exposición, y la alcaldesa de San Cristóbal de La Laguna, Ana María Oramas, sin vinculación familiar con el artista, donde también se verá la muestra. Entre el Reina Sofía y el CAAM se va a firmar un acuerdo para que el centro canario preste tres cuadros de Oramas para la colección permanente del museo, en una próxima ampliación, en las salas del realismo de los años veinte y treinta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de enero de 2003