Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

La Universidad Pompeu Fabra imparte el 'master' de videojuegos

Uno de cada cuatro alumnos del posgrado del año pasado ya ha conseguido un puesto de trabajo.

Finaliza la clase. Los deberes de Verónica para hoy son jugar con Grand Theft Auto III, Los Sims, Commandos 2 y Deus Ex. Verónica Costa, de 26 años, es argentina. Tiene a sus espaldas una carrera de ingeniería del software, pero ha decidido dejar su trabajo en Portugal como programadora de una importante empresa de tratamiento de imagen digital para poder cursar los estudios del master en Creación de Videojuegos de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona.

El éxito del posgrado del pasado curso ha animado al catedrático Josep Blat y a su equipo formado por Daniel Sánchez-Crespo y Santi Fort, a poner en marcha un completo master en Creación de Videojuegos pionero en Europa. Por 4.750 euros los alumnos tienen derecho a 400 horas lectivas, equivalentes a 40 créditos académicos. El alumando se forma en la concepción, métodos y herramientas necesarias para el desarrollo profesional de un videojuego.

MÁS INFORMACIÓN

El curso se reparte en cuatro secciones: diseño, programación, arte y gestión de proyectos. Todos los alumnos reciben una base de cada ámbito, pero a partir de las 100 horas deben elegir entre una de las dos grandes especialidades: diseño o programación.

Después de junio, los 20 alumnos del master esperan correr una suerte similar al 25% de sus compañeros del posgrado que ya trabajan en la industria del entretenimiento electrónico. "Las compañías de videojuegos han contactado con nosotros para captar nuevos talentos", explica sorprendido Josep Blat, que se define como un simple catalizador entre una demanda y unas necesidades latentes en la sociedad. "Deben existir lugares donde aprender y formarse para crear un tipo de ocio electrónico cada vez más extendido, olvidando la creencia de que hacer videojuegos no es algo serio. Queremos concienciar a los inversores privados e instituciones de que los videojuegos son un factor diferencial muy importante para la economía de un país que hasta la fecha se ha mostrado muy conservador con esta industria que el año 2002 facturó 418 millones de euros".

Aulas bien equipadas

La Pompeu Fabra ofrece a los estudiantes aulas totalmente informatizadas y equipos a los que difícilmente se puede acceder en España, como el sistema Motion Captur, un completo programa de captura de movimientos compuesto por una sala con seis cámaras y tres ordenadores que permite digitalizar los movimientos de dos personas de forma simultánea para aplicarlos posteriormente a un videojuego. Adquirir experiencia en este campo de otra forma sería imposible. El sistema cuesta 20.000 euros.

El master está integrado en un programa que fomenta las sinergias entre empresa y la Universidad, donde se ha instalado Telefónica I+D. "El desarrollo de videojuegos para teléfonos móviles tendrá una gran demanda", dice Vicente López, director de las oficinas. "En España hay un millón de PlayStation 2 frente a seis millones de móviles".

"Intento transmitir a mis alumnos diez años de experiencia, autoaprendizaje e investigación en creación de videojuegos", explica el profesor Daniel Sánchez-Crespo. "Hoy, mis alumnos, deben idear un juego que transcurra en Barcelona y, de alguna forma, tienen que aparecer un depósito de cadáveres y un juzgado. Con estos datos, deben crear el contexto que se transmitirá al jugador en el vídeo de introducción antes de empezar a jugar y definir el estilo que tendrá".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de enero de 2003