El BBVA vende su filial brasileña al primer banco privado del país y entra en su capital

Bradesco paga 800 millones de dólares al banco español, que ha invertido 1.553 millones en Brasil

El BBVA cambia de estrategia en Brasil. Cinco años después de comprar un banco en Brasil, ante la imposibilidad de crecer con rentabilidad, ha decidido vender su filial al primer banco privado, Bradesco, a cambio del 4,5% del capital y 600 millones de dólares en efectivo. Esto supone valorar BBV Brasil en 800 millones de dólares. El BBVA, que ha invertido desde que entró en Brasil 1.553 millones de dólares, se ha visto perjudicado por la depreciación del real, aunque la mayor parte de las pérdidas generadas ya están asumidas. El BBVA tenía 438 oficinas y un 1,4% de cuota de mercado en Brasil.

Más información

La nueva cúpula de mando del BBVA se ha estrenado con una novedad. Por primera vez, desde que el BBV inició en 1994 la compra de bancos en América Latina, ayer anunció la venta de una filial. En Brasil no ha funcionado la estrategia utilizada en otros países, por la que se compraba un banco pequeño y, poco a poco, se iba creciendo comprando rivales o abriendo oficinas. José Ignacio Goirigolzarri, consejero delegado, ha sometido a un análisis de rentabilidad de todos los negocios de América Latina y se decidió vender la filial brasileña.

El BBVA no veía la posibilidad de obtener buenos resultados en Brasil a medio plazo, donde la rentabilidad sobre recursos propios era del 5%, y ha decidido vender el negocio. "Con un 1,4% de cuota de mercado no es posible crecer más que el mercado sin asumir grandes riesgos de morosidad por la situación del país", reconocen fuentes del banco. Es decir, BBV Brasil, que nunca se denominó BBVA Brasil porque otra entidad tenía un nombre similar, era el banco número 14 en el ránking de entidades y no podía escalar posiciones. La estrategia del banco era estar en los primeros puestos en cada país y en Brasil parecía imposible. En Chile, el país donde ahora tiene peor posición, ocupa el sexto puesto, por lo que no se descarta algún movimiento.

Tercer accionista

El BBVA integrará toda su filial en Bradesco por lo que recibirá el 4,5% del capital de esta entidad (con derecho a un puesto en el consejo que podría recaer en José Fonollosa, uno de los ejecutivos que acaba de salir de la comisión directiva) y cerca de 600 millones de euros en efectivo. Con esa participación se convierte en el tercer accionista de la primera entidad financiera brasileña.

El acuerdo estratégico suscrito entre los dos bancos va más allá, ya que se integrará el negocio bancario y el de seguros, por lo que Bradesco sumará en conjunto 438 oficinas nuevas, así como unos activos de unos 4.900 millones de euros. Con la integración de BBV Banco, Bradesco contará con unos activos de unos 45.900 millones de euros, además de unos recursos gestionados de unos 37.496 millones de euros y un red de 3.374 oficinas bancarias.

Además, se creará un área de negocio en Bradesco dedicada a la colaboración entre ambas entidades (BBVA y Bradesco), a la prestación de servicios bancarios a los clientes corporativos de BBVA en Brasil y a otras posibilidades de colaboración que pudieran surgir en el futuro.

Fuentes del BBVA reconocen que se abandona la gestión directa de los negocios en Brasil, "pero eso no signfica que abandonemos totalmente Brasil porque estamos en el capital del primer banco privado". La entidad también niega que esta operación esté relacionada con la llegada de Lula al Gobierno y explican que no existe compromiso de permanencia en el capital de Bradesco, "aunque nuestra intención es no vender las acciones y aprender de un equipo ejecutivo de primer nivel".

En Brasil, además del BBVA está presente el SCH, su principal competidor en España y en Latinoamérica, con Banespa, una de las cuatro más grandes del país, adquirida por la entidad española a finales del 2000 por 6.000 millones de euros.

Valoración de la venta

La operación supone valorar BBV Brasil en unos 800 millones de dólares, es decir, 1,2 veces el patrimonio que tiene la entidad. Esta cifra no llega a cubrir las inversiones realizadas por el BBVA por valor de 1.553 millones en su aventura brasileña. La mayor parte de las pérdidas se asumió en 1998 cuando se cargó contra la cuenta de resultados 491 millones de dólares por pérdidas y depreciación del real. Esa política prosiguió en otros ejercicios. En 2003, se cargará contra resultados 244 millones más. Cuando el BBV entró en Brasil, el real era paritario con el dólar. Ahora se paga 3,46 reales por dólar.

La entidad explica que, por normativa contable, estas pérdidas no afectarán al patrimonio del banco ya que se recuperarán cargos contra reservas realizados anteriormente. La operación supondrá incrementar unos ingresos anuales de entre 18 y 20 millones de euros para el BBVA por el rendimiendo obtenido de los 600 millones en efectivo y por los ingresos de Bradesco que se apuntará la entidad vasca.

Además, con la operación el banco reduce el riesgo en la región. Antes los activos de países de riesgo eran el 7%, cifra que caerá al 5%. Esta situación ha tenido dos consecuencias. Por un lado, el ratio BIS, que mide la fortalece del capital frente a los riesgos asumidos, crece 0,2 puntos, hasta el 12,8% y, por otro, los mercados premiaron la menor exposición a Brasil: el BBVA fue la entidad del Ibex 35 que más subió, con un 4,5%. Mientras tanto, a media sesión, Bradesco caía el 0,8% en Sao Paolo. Está previsto que la operación se cierre en mayo próximo, tras los permisos correspondientes

Un líder gigante

Brasil acumula el 50% del Producto Interior Bruto de toda América Latina. Bradesco, el mayor banco privado de Brasil, lidera el mercado nacional desde hace varias décadas. En sus 58 años de existencia siempre se ha enfocado al negocio de pequeños clientes. Bradesco tiene una posición de liderazgo en los mercados de Seguros, Leasing, Capitalización y Previsión Privada. Bradesco se encuentra presente en todas las regiones de Brasil y contaba, hasta el acuerdo con el BBVA, con una red de 2.928 oficinas, más de 1.775 puestos de atención bancaria, 21.114 cajeros automáticos. La división de Internet Banking cuenta con 4,6 millones de clientes.Bradesco no ha dejado pasar la oportunidad de incrementar un 12% sus activos con el negocio del BBVA porque en Brasil los grandes grupos siguen la estrategia de crecer a través de compras. Entre los cinco primeros privados controlan más de la mitad del mercado y cada día crece esta proporción. Esta situación hace más difícil la posibilidad de que el BBVA compre una entidad relevante en Brasil. Según fuentes del mercado, conseguir el control de Unibanco, tercera entidad privada no controlada por una entidad extranjera, podría suponer una inversión de 3.000 millones de dólares, algo inalcanzable hoy en día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de enero de 2003.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50