Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobernador de Illinois vacía el 'corredor de la muerte' en las cárceles del Estado

Ryan conmuta 160 condenas a la pena capital dictadas por un "sistema minado por el error"

El gobernador del Estado norteamericano de Illinois, George Ryan, conmutó ayer las condenas a muerte de 156 reclusos, al día siguiente de perdonar a otros cuatro sentenciados a la pena capital en virtud de confesiones arrancadas mediante torturas por la policía de Chicago. Ryan adoptó la nueva medida de gracia, que vacía el corredor de la muerte de Illinois, tras llegar a la conclusión de que "el sistema está minado por el demonio del error". Tres de los conmutados vieron su pena reducida a 40 años. El resto quedan recluidos a perpetuidad.

El gobernador anunció su decisión en la Universidad de Northwestern, que ha estado en la vanguardia de la lucha contra la pena de muerte en Illinois. Allí fue recibido como un héroe por centenares de personas, entre las que se encontraban tres de los perdonados y liberados el día anterior, que fueron aclamados al ser presentados al auditorio. El cuarto sigue en prisión cumpliendo condena por un delito en el que Ryan también sospecha hubo irregularidades policiales.

Desde que en 1976 fue reintroducida la pena de muerte en Estados Unidos, Illinois ha condenado a morir a casi tres centenares de personas, la mitad de las cuales vieron modificada su condena en apelación, incluidas 13 absoluciones. Entre los 160 casos restantes, se encuentran los cuatro perdonados el viernes, sentenciados a la inyección letal entre 1985 y 1990. "¿Quién puede decir que el sistema funciona cuando falla en la mitad de las ocasiones?", se preguntó Ryan, que pasó revista a todo lo que no funciona. "Nuestro sistema de pena de muerte está minado por el demonio del error, error en la determinación de culpabilidad y error en la determinación de quién entre los culpables merece morir".

También hay casos de incuestionable culpabilidad y de ajustada aplicación de la ley hasta sus últimas consecuencias. En respuesta a quienes le acusan de actuar ignorando los sentimientos de familiares y allegados de las víctimas, Ryan refirió, con emoción que le entrecortó la voz, el caso del asesinato de un amigo y vecino suyo por un joven del mismo pueblo que está entre los conmutados de ayer.

En una carta enviada a familiares de víctimas, Ryan explicaba lo difícil que le resultó conmutar las penas pendientes, decisión a la que llegó, les escribió, para evitar la ejecución de inocentes. "Porque el sistema de pena de muerte en Illinois es arbitrario y caprichoso, y por lo tanto inmoral, no voy a tocar la maquinaria de la muerte", dijo en la universidad antes de anunciar que dada la imposibilidad de determinar la justicia de las penas impuestas conmutaba todas las condenas.

Familiares de las víctimas

Es justamente lo que pedían los activistas contra la pena de muerte: cadena perpetua para los culpables y más tiempo para revisar las sentencias injustas. A quienes consideran que la cadena perpetua es poco castigo para los delitos perpetrados, Ryan les indicó que algunos reclusos le habían pedido que les dejara ser ejecutados, que no querían pasar su vida en celdas de dos por cuatro metros.

La clemencia del gobernador ha suscitado protestas entre familiares de víctimas y entre los fiscales, que le acusan de haber actuado como alguien que es "farmacéutico de formación y político de profesión" y que ignora la ley. Dick Devine, fiscal del condado de Cook, en el que está Chicago, anunció su propósito de investigar la legalidad de las medidas de clemencia. "Si, el sistema no funciona", dijo. "El gobernador lo ha roto". Vern Fuleing, cuyo hijo fue asesinado en 1985 por uno de los conmutados ayer estaba indignado con el gobernador: "Esto es una burla". Las reformas del sistema recomendadas por una comisión especial creada por Ryan para estudiar la pena de muerte no han sido discutidas en la Asamblea Legislativa de Illinois, Estado que seguirá aplicando la ley en sus actuales términos. Ryan, que mañana entregará el relevo a su sucesor, Rod Blagojevich, dijo que le va a pedir que siga luchando por la reforma. Blagojevich considera que la conmutación general es un "grave error" porque puede crear una reacción popular negativa que dificulte la adopción de reformas legislativas. Para Ryan, la morosidad de la Asamblea es frustrante: "No sé qué más pruebas necesita para actuar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de enero de 2003