Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urbanismo reconoce el "mal estado" de las casas del centro de Sevilla y refuerza las inspecciones

Carmona: "Hemos tenido suerte en Sierpes pero puede que no la tengamos la próxima vez"

El derrumbe la pasada semana de una tienda de discos situada en la calle Sierpes ha encendido la alarma en la Gerencia de Urbanismo de Sevilla ante el mal estado del caserío del centro histórico. El delegado de Urbanismo, Rafael Carmona, y los decanos de los colegios oficiales de arquitectos y de aparejadores acordaron ayer una serie de medidas para agilizar las revisiones técnicas de edificios y garantizar la ejecución inmediata de las obras que recomienden los técnicos. "Hemos tenido suerte en Sierpes pero puede que no la tengamos la próxima vez", advirtió ayer Carmona.

Los propietarios de Casa Damas, la tienda de discos ubicada en la calle Sierpes de Sevilla, presentaron en junio en la Gerencia de Urbanismo un informe técnico que advertía de que el inmueble precisaba obras urgentes. El edificio se desplomó el pasado 22 de diciembre, seis meses después de que los dueños cumplieran con el trámite burocrático de la Inspección Técnica de Edificios (ITE), pero sin que hubieran adoptado ninguna de las medidas recogidas en aquel informe.

El delegado de Urbanismo convocó ayer al decano del Colegio de Arquitectos de Sevilla, Ángel Díaz del Río, y al de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, José Antonio Solís, para trasladarles su preocupación por el "mal estado" de muchas de las casas del centro histórico y reforzar los mecanismos de control de la ITE. El objetivo prioritario, según Carmona, es hacer ver a los propietarios de los inmuebles que no basta con pasar el trámite de la revisión y presentar su certificado, sino que es obligatorio corregir los daños que se detecten.

"En algún caso esa inspección puede salvarles la vida", subrayó Carmona. Para agilizar los trámites, la Gerencia de Urbanismo y los dos colegios profesionales pondrán en marcha a mediados de enero una oficina pública para ofrecer asesoría técnica a los dueños de las alrededor de 7.000 casas que cuentan con algún grado de protección y deben pasar la ITE antes de marzo.

Por esta oficina, que estará ubicada en el edificio Laredo, en la misma calle Sierpes, pasarán también todos los informes técnicos antes de llegar al registro de Urbanismo. De este modo se establecerá un filtro previo para que cuando el documento se entregue en la Gerencia ya estén señalados los que requieran obras urgentes o inminentes. "E inmediatamente se cursará una orden a los propietarios para que acometan los trabajos", aseguró Carmona.

Asimismo, el técnico al que contrate la propiedad para realizar la inspección deberá plasmar en su informe un plazo máximo para reparar los daños detectados, así como el coste estimado para estos trabajos. Urbanismo ha detectado que el elevado coste de las rehabilitaciones de muchas de estas casas catalogadas hace que los dueños pospongan el inicio de las obras, por lo que la Gerencia se comprometió ayer a negociar con entidades financieras un sistema de préstamos a bajo interés. Además, el Ayuntamiento cuenta con una línea de subvenciones a fondo perdido para acometer estas reparaciones y que, según Carmona, aún no ha agotado su presupuesto de este año.

En los próximos días empezará también una campaña informativa para recordarle a los dueños de estas casas que el plazo para pasar la ITE concluye en febrero. Urbanismo tiene constancia de que, hasta el momento, se han revisado apenas 1.000 de los 8.000 inmuebles que deben cumplir con esta inspección, por lo que el registro de la Gerencia espera una avalancha de informes para los próximos dos meses. Según aseguró Carmona, ya se han empezado a cursar órdenes directas para que acometan obras a los dueños de muchas de las casas revisadas. A partir de ahora, el plazo máximo marcado por los técnicos para llevar a cabo una reparación constará en el archivo informático de Urbanismo, por lo que, según el delegado municipal, "en cuanto se cumpla el plazo, se visitará la casa para comprobar si se han hecho las obras necesarias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de diciembre de 2002