La oposición marcha al palacio presidencial

La oposición venezolana prepara en secreto la temida marcha sobre el palacio de Miraflores, para no alertar al Gobierno y porque discrepa sobre el formato de una baza de cruentas reminiscencias. La desarrollada el pasado 11 de abril causó 19 muertos y el derrocamiento de Hugo Chávez durante 47 horas. El objetivo es forzar su renuncia o las elecciones anticipadas.

"Por razones estratégicas no puedo opinar sobre la organización de una acción que se prepara milimétricamente", dijo ayer Eduardo Mendoza, gobernador del Estado de Miranda. "Hay que ir, cueste lo que cueste, aunque haya sangre", apremia el flanco temerario de una oposición que agrupa a los principales sindicatos de empresarios y trabajadores y a los partidos y organizaciones de la Coordinadora Democrática. Sólo el despeñadero y una nueva catarsis, porfían los más osados, expulsará al presidente, a punta de bayoneta o cediendo en la mesa de negociación presidida por César Gaviria, secretario general de la Organización de Estados Americanos. "Quizás mucha gente diga hasta cuándo marchas, hasta cuándo concentraciones, hasta cuándo sigo gritando, pero lo vamos a lograr", animó Mendoza.

Más información

Las diarias marchas y contramarchas de oposición certifican la vigencia de la plena libertad de expresión, según subraya el Gobierno, con cierta sorna. Pero la civilizada convivencia puede concluir. El 11 de abril, cientos de miles de enardecidos opositores cambiaron el rumbo previsto, en respuesta a las arengas de una tarima, y fueron hacia Miraflores. La refriega a tiros en accesos desató el golpe castrense que defenestró a Chávez, posteriormente sofocado. El Gobierno sabe de la gran apuesta. "El pueblo está en las calles en defensa de su democracia, del Gobierno y en contra de los golpistas", advirtió el ex ministro del Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín, halcón del oficialismo.

Todo es posible en un país donde la pistola y la pasión pueden imponerse a las barreras y a la cordura. El negociador Américo Martín fue ayer inflamado y premonitorio tribuno durante un acto de reafirmación huelguista. "Si se niegan a darnos una salida electoral pacífica y constitucional, si se empeñan en bloquear todos los caminos de la legalidad y de la paz", apercibió, "si obstruyen toda posibilidad de que el pueblo venezolano se cuente (vaya a elecciones), conducirán a Venezuela a una carnicería. Pero ellos no saldrán indemnes de esa carnicería. Serán sepultados, serán arrastrados por la violencia popular". El Gobierno dice que "buscan la violencia para atraer a los militares, pero los militares están con la Constitución".

Exacerbado el ánimo nacional, los extremos convergen peligrosamente. La comandante Lina Ron convocó a la vigilia patriótica. "Al pueblo caraqueño, al pueblo de los cerros, a ustedes tierruos cerreros (marginales)", dijo. "A mis camaradas, mis indigentes, mis recogelatas, mi pueblo, mis prostitutas, mi pobre gente que ha sido tan, tan ofendida, tan denigrada, tan aporreada (...). Vamos a celebrar la 'chavidad', no la Navidad, porque la Navidad se la cogieron estos señores".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Opuesto, el historiador Jorge Olavarría admitió en un programa de radio el callado anhelo de los jefes militares dados de baja por su participación en el golpe de abril, que instan a la desobediencia desde la plaza de Francia del este de Caracas, que deben encabezar la gran manifestación con bandas y charreteras.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción