Las consecuencias políticas del desastre | CATÁSTROFE ECOLÓGICA

Trillo: "Las playas están esplendorosas, no es el 'apocalipsis' que nos han descrito"

"Una primera impresión de la situación allí es bastante positiva, ya que puedo decir que no hay playas manchadas de chapapote", declaró a la cadena Cope el ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, tras la visita que realizó el lunes a las playas de Lira (Carnota, A Coruña) y la isla de Ons (Pontevedra) y el sobrevuelo que hizo de las costas gallegas a bordo de un helicóptero. "Esto dice mucho del buen trabajo que se está haciendo hasta ahora y empieza a crear una esperanza para el futuro. Las playas estaban limpias y esplendorosas, la visión era magnífica", insistió.

Admitió que "en las islas Cíes todavía quedan restos que son difíciles de limpiar" y que "también en la isla de Ons hay playas y riscos sucios", pero de inmediato destacó que "allí había una gran cadena de voluntarios, en este caso militares, trabajando para limpiar la zona. Están allí [en Galicia y la cornisa cantábrica] cerca de 7.000 militares desde que sale el sol hasta que se esconde. Están muy entusiasmados y eso merece el reconocimiento por parte de todos".

Más información

Aseguró que "la normalidad llegará cuando se trabaje a fondo en una solución para el buque hundido, porque el frente más preocupante es garantizar que en el futuro no se produzcan nuevas fugas; cosa que en la actualidad, como pude comprobar, no se producen".

"A Galicia le quedan algunas semanas de limpieza en algunas zonas, pero en las rías no ha entrado el chapapote. El marisco está allí extraordinario. No es el apocalipsis que se nos ha descrito durante estos días. Si no viene una tercera oleada [de fuel] las cosas ya marchan bien", dijo antes de asegurar que durante su visita "no hubo ningún tipo de recriminación de nadie" por la tardanza del Ejército en intervenir. "No tuve ninguna mala cara, ningún gesto", destacó.

Sólo se mostró autocrítico respecto a la actitud del Gobierno en los primeros momentos de la catástrofe, aunque extendió el reproche a la oposición. "Hay que reconocer", dijo, "que al principio no supimos reaccionar y lo hicimos tarde. Tampoco le dimos a la crisis, ni el Gobierno ni la oposición, salvo para aprovecharse luego de ella, la importancia que tenía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de diciembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50