Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una muestra sobre Gaudí descubre algunos de sus proyectos no realizados

La exposición presenta por primera vez 18 dibujos de Matamala

La Real Cátedra Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona ha prestado a Sevilla algunos de los tesoros que conserva del arquitecto catalán Antonio Gaudí (1852-1926), justo en la recta final del año en el que se ha celebrado el 150 aniversario de su nacimiento. Pueden verse muebles, materiales de construcción, fotografías, planos y una colección de 18 retratos a lápiz de personajes relacionados con Gaudí que realizó Juan Matamala, uno de sus colaboradores, y que se exhiben por primera vez.

Gaudí, que se inauguró ayer en la Casa de la Provincia en Sevilla y permanecerá abierta hasta el 5 de enero, ofrece la posibilidad de conocer otras facetas del llamado "arquitecto de la naturaleza y de la espiritualidad". La Cátedra Gaudí, creada en 1956, ha reunido una gran cantidad de fondos del arquitecto, los que escaparon al incendio provocado de su estudio de la Sagrada Familia en 1936, a los que se han sumado las colecciones del escultor y dibujante Juan Matamala -autor de los 18 dibujos que se exhiben ahora por primera vez-, del dibujante Juan Bergós y de otros arquitectos de su entorno.

Entre los proyectos no realizados que forman parte de la exposición destaca el de un hotel en Nueva York y tres edificios de su etapa de estudiante. "Dos industriales norteamericanos le encargaron a Gaudí en 1908 un hotel para Manhattan. Él hizo dos croquis y algunos dibujos, pero estos últimos se perdieron en el incendio de 1936. El hijo del escultor Juan Matamala conservó los croquis durante 30 años, después con lo que recordaba interpretó lo que hubiera sido el Hotel Attraction con 360 metros de altura. Hay que recordar que estaban en 1908 y el Empire State, que tiene 300 metros, no se construyó hasta los años treinta. Sinceramente, creo que los empresarios se espantaron con la idea de Gaudí", comentó ayer Juan Bassegoda, conservador de la Real Cátedra Gaudí y comisario de la muestra.

"Un arquitecto mexicano que ha trabajado en la cátedra, Marcos Mejía, hizo unas modificaciones a esos planos y se podrían construir. Tras el atentado contra las Torres Gemelas, el 11 de septiembre, escribí al responsable de urbanismo de Manhattan para informarle sobre el proyecto. Contestó en tan sólo cinco días, dijo que era fascinante y que el arquitecto que se encargara de la zona debería tener en cuenta el proyecto de Gaudí", añade Bassegoda.

Durante la inauguración de la muestra, organizada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla y la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, Bassegoda pronunció la conferencia Gaudí, arquitectura con duende. El ciclo de conferencias continuará, el 14 de enero en la Casa de los Pinelo, con una charla de José Luis García López y, el 15 de enero en la Fundación Fidas, con otra disertación de Fernando García Gutiérrez.

"El año Gaudí en Barcelona se va a prolongar hasta marzo porque ha desbordado todas las previsiones de visitantes. El Parque Güell está invadido, recibe cada día 30.000 visitas y fue diseñado para 300 personas como máximo. Si la afluencia se mantiene no lo resistirá", augura Bassegoda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 2002