Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

2.500 alumnos de Formación Profesional se quedaron sin plaza en la opción que pidieron

Comunicación e Informática, las ramas más solicitadas por los estudiantes

Más de 2.500 alumnos de los casi 17.000 que optaron este curso por la Formación Profesional de grado superior, la destinada a los que han superado el bachillerato, no pudieron entrar en la opción deseada por falta de plazas. De los 57 cursos distintos que se ofrecen, las ramas de Comunicación e Informática acumulan el mayor desfase entre solicitudes y vacantes, mientras otros cursos como Secretariado no lograron cubrir la mitad de sus plazas. "Intentamos seguir la demanda, pero las plazas ofertadas dependen de la salida laboral que tengan", señalan desde Educación.

Noemí y María estudian primer curso de Imagen en el instituto Luis Buñuel de Móstoles. María vive en Torrejón y se desplaza cada día hasta la otra punta de Madrid para aprender a manejar cámaras de fotos y vídeo con la intención de dedicarse algún día profesionalmente a la fotografía. Otro compañero de clase se ha venido a vivir a Madrid desde A Coruña para dedicarse a lo que le gusta, "porque allí era imposible entrar", mientras que Jaime ha pasado un curso "en blanco" a la espera de entrar en Imagen, después de quedarse el año pasado sin plaza.

María y Noemí, que han entrado a la primera, saben que son dos privilegiadas en unos estudios que tienen una demanda muy superior a las plazas que se ofrecen: el 65% de los chicos que intentaron entrar este curso en Imagen, una de las ramas más demandadas, no pudieron hacerlo por falta de plazas. En el curso de Realización de Audiovisuales, la cosa está aún peor: sólo uno de cada cuatro jóvenes pudo entrar en esa opción. Estos dos ciclos forman parte de la rama de Comunicación, que junto con Informática es la que mayor número de solicitudes no ha podido cubrir. En Informática, uno de cada cuatro chicos se quedó sin poder estudiar lo que deseaba.

Mercado laboral

Los chicos de Imagen del instituto Luis Buñuel se quejan de lo difícil que resulta entrar en algunos de los ciclos formativos que ofrece la Consejería de Educación, opciones educativas que brinda a aquellos alumnos que han superado el bachillerato o incluso una carrera universitaria, y que permite recibir durante dos años una formación eminentemente práctica y orientada hacia el mercado laboral.

El número de interesados en estos cursos, alrededor de 17.000, ha caído este año levemente con respecto al año pasado (147 solicitudes menos), pero el interés de los jóvenes por la Formación Profesional sigue aumentando. "Si tenemos en cuenta que el curso pasado hubo 2.000 alumnos menos en bachillerato por la caída demográfica, se puede decir que la FP está en buena forma", señalaron fuentes de Educación.

Estas mismas fuentes explicaron que la fuerte demanda de algunas ramas desde hace unos años, como es el caso de Comunicación, se debe a "modas". "Pero no podemos ni debemos aumentar las plazas en función de las modas, sino de la salida laboral que tengan. La Formación Profesional tiene que ir ligada a las ofertas laborales posibles", apuntaron.

Algunas ramas que no han cubierto todas las plazas ofertadas, como es el caso de Producción por Mecanizado o Soldadura, tienen sin embargo una fuerte demanda de personal. "La consejería recibe muchas ofertas de empleo para esos ciclos y, aunque a los chicos parezca que no les interesa, no podemos reducir plazas en esos sectores, porque sería desperdiciar posibilidades de empleo. Hay que animarles a que se dirijan a los sectores donde hay trabajo", añadieron. En este curso, 870 plazas se han quedado vacías, la mayoría en Secretariado, Instalaciones Electrotécnicas y Automoción.

"El desajuste entre oferta y demanda en los ciclos no se produciría si se hubiera hecho el Plan Regional de Formación Profesioal, que lleva dos años y medio de retraso y que habría servido para estudiar de forma real el mercado laboral y ajustar a él la oferta de FP", señala Francisco García, secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO.

"Es una situación algo absurda que haya tantas plazas que no se cubren en Secretariado, por ejemplo, cuando la formación que se adquiere es buena y hay tantas posibilidades laborales", apunta Demetrio García, jefe de estudios del IES Luis Buñuel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de diciembre de 2002