Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La proyección internacional | CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA

El Gobierno no descarta ya que el 'Prestige' suelte las 50.000 toneladas que aún conserva

El Consejo de Ministros prohibirá el viernes la entrada en puertos españoles de buques peligrosos

El Gobierno asume y "estudia" todas las hipótesis sobre cuál puede ser el destino final del fuel que aún almacena el casco del Prestige, hundido en dos pedazos a más de 3.000 metros de profundidad y a 246 kilómetros de la Costa de la Muerte. "El Gobierno baraja todas las hipótesis, desde la más peligrosa, que salga todo el fuel, hasta que efectivamente quede solidificado", aseguró ayer Loyola de Palacio, vicepresidenta de la Comisión Europea, tras entrevistarse con José María Aznar en La Moncloa. Aznar le comunicó que el Gobierno va a prohibir esta semana la entrada a puerto de buques monocasco cargados con mercancías tan peligrosas o contaminantes como el fuel, las breas, las bituminosas o el crudo pesado.

"Sigue habiendo mucha incertidumbre" sobre cuál es el futuro de la carga de fuel, de hasta 50.000 toneladas de crudo, que aún albergan los tanques del Prestige, aseguró Loyola de Palacio al informar de su entrevista con José María Aznar. Admitió que "los expertos de la Comisión Europea dan versiones no siempre coincidentes" sobre la hipótesis más probable. "Hay que ver cómo evoluciona", afirmó. ¿Qué opina de eso Aznar?, le preguntaron los periodistas, toda vez que el Ejecutivo sólo admitía hasta ahora la hipótesis de que el fuel se solidificara. "El Gobierno baraja todas las hipótesis", incluso la "más peligrosa", las está "estudiando todas porque no hay antecedentes claros", respondió.

Francisco Álvarez Cascos ratificó en Oviedo esta nueva actitud del Ejecutivo: "Nos colocamos siempre en la situación de máximo riesgo y lo que va a venir es tarea de profetas saberlo", aseguró el ministro de Fomento a Efe.

Las fugas de fuel de los restos del petrolero ya se produjeron en el naufragio del Erika. La solución final fue entonces extraer el crudo del Erika sumergido a 120 metros de profundidad. El problema es que ahora está más de 3.000 metros. Una solución que los técnicos han sugerido al Gobierno es reparar las grietas en el fondo del mar, es decir, intentar sellar las fugas y vigilar cada poco si se producen otras nuevas.

Aznar comunicó a De Palacio que el Gobierno aprobará esta semana medidas para prohibir que puedan fondear en puertos españoles buques monocasco cargados de fuel, brea, bituminosas o crudo pesado. El Ministerio de Fomento está redactando un Real Decreto que aprobará el Consejo de Ministros el próximo viernes con esta medida.

Fomento se apoya en el acuerdo alcanzado el viernes por el Consejo de Ministros de Transportes de la Unión Europea. El punto 2 de ese acuerdo faculta a los Estados miembros a prohibir, con normas administrativas propias, que los buques monocasco cargados con derivados pesados del petróleo puedan entrar en sus puertos. El punto 11 del acuerdo recoge la decisión pactada por Aznar y Jacques Chirac el pasado 26 de noviembre para expulsar hasta el límite de las 200 millas a los buques con esas características que naveguen por aguas españolas y francesas.

Desde ese 26 de noviembre, 80 barcos considerados de riesgo, de los cuales 50 se hallaban en la lista negra del MOU, el organismo que coordina las inspecciones en 19 países, atracaron en puertos españoles, según informó este diario el día 6. Al día siguiente, Álvarez Cascos aseguró en Bruselas que "España se reserva las mayores exigencias como país soberano" en esta materia. Aprobará el viernes esas exigencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de diciembre de 2002