Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

¿En forma o enferma?

En una era en la que prevalece la forma sobre el fondo, la imagen sobre el contenido, la figura sobre la inteligencia... queda mucho por discutir. Cabría peguntarnos, por ejemplo, hasta qué punto nos dejamos influenciar, subyugar, coartar por el embalaje de un producto sin tener en cuenta su contenido. Asimismo, cabe preguntarse por qué damos tanta importancia a la percepción externa de uno mismo y relegamos a un segundo, tercer, e incluso, cuarto plano hasta el olvido nuestro estado psíquico. ¿Acaso las dosis de gimnasio que diariamente nos inyectamos suplen dicho olvido? ¿Tanto importa "el qué dirán" y tan poco la "autoestima"? ¿Tan importante es vernos delgados/ as hasta el horror, que sacrificamos una suculenta sopa de cifras y letras por más horas de aparatos? ¿Ya no importan los méritos personales? ¿Tan incompatibles son imagen e inteligencia? Tal vez seamos mayoría las que descuidemos nuestro estado anímico por nuestro estado físico, pero debemos tener en cuenta que ellos nos siguen y que cada día los tenemos más cerca. ¿Por qué no le damos una lección a la "cultura de la imagen"? ¿Por qué no intentamos dominar esta "cultura de la forma"? ¿Por qué no empezamos por reconocer que en lugar de estar en forma estamos enfermas?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de diciembre de 2002