Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de enfermos asaltan un chalé y se llevan miles de frascos de Bio-Bac

Detenidos cuatro familiares de pacientes cuando repartían los envases

La Guardia Civil detuvo ayer en Madrid a cuatro familiares de enfermos de cáncer por distribuir el medicamento ilegal Bio-Bac. Los arrestados tenían más de 400 envases del compuesto clandestino. El miércoles, decenas de enfermos asaltaron el chalet donde está almacenado el producto (precintado por orden judicial) y se llevaron unos 2.500 frascos, según un portavoz de los enfermos. Éste dijo que 60 afectados se entregarán como autores del asalto.

La noche del miércoles, un grupo de enfermos que tomaban Bio-Bac asaltó el chalet que Rafael Chacón, principal imputado por la comercialización, tiene en San Lorenzo del Escorial (Madrid). Éste denunció ayer el allanamiento, según su portavoz. Los enfermos se llevaron entre 2.000 y 3.000 frascos, según Francisco Arteaga, un enfermo de cáncer que ejerce de portavoz. Los frascos estaban precintados desde la última semana de octubre, cuando la Guardia Civil detuvo a 23 personas por la comercialización de Bio-Bac, que se anunciaba como remedio para el cáncer y el sida. Los enfermos (también había algún familiar) se citaron ayer por la mañana cerca de un centro comercial de Alcalá de Henares (Madrid). Eran unos 60, venían de toda España y eligieron "un lugar alejado del centro de Madrid", según Arteaga. Allí se repartieron los frascos y firmaron un documento en el que asumían su responsabilidad. La Guardia Civil interrumpió el reparto y detuvo a la hija y el marido de una enferma, al padre de un niño con cáncer y al hijo de una enferma. Todos los pacientes tienen cáncer.

Arteaga asegura que los detenidos "fueron los únicos que quedaban cuando llegó la Guardia Civil" y que quedaron libres con cargos tras prestar declaración.

Arteaga negó que fueran los únicos que asaltaron el chalet y dijo que él participó: "Me da igual haber roto un precinto o repartir un producto ilegal. Tengo cáncer de pulmón y desde que no tengo Bio-Bac estoy peor". Arteaga relató que la decisión de asaltar la casa se precipitó el martes, cuando una médico de Granada informó de la muerte de un paciente de leucemia que había dejado el Bio-Bac. La médico está imputada por su supuesta relación con la venta de medicamentos ilegales, según Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de noviembre de 2002