Cartas al director
i

¿Quién dijo paro?

Después de trabajar durante año y medio ininterrumpido, a través de una ETT, con un contrato basura de fin de obra en una conservera, y tras más de un año en lista de espera de la Seguridad Social para realizar una operación de rotura de ligamentos y menisco (no soy futbolista), comunico a mi empresa que por fin me van a operar y tendré que estar unos seis meses de baja. El jefe de personal de la ETT me dice que la empresa no puede cubrir mi baja y me envían al paro (suerte que tenía más de dos años cotizados para cobrar durante esta etapa). Finalizado el periodo de rehabilitación y ya con el alta médica, decido ir a mi oficina del Inem correspondiente en busca de un puesto de trabajo; veo un tablón de anuncios completamente lleno de ofertas, me acerco y todas las vacantes que hay son: electricistas para Alemania, albañiles para el Reino Unido, camareros para Holanda, etcétera. A estas alturas no sé si quedarme y luchar por conseguir otro subempleo o hacer caso del tablón y ayudar a reducir las listas del paro emigrando a países con un crecimiento económico inferior al español. Y de la vivienda ya no digo nada.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de noviembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50