Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POLÍTICA DEL AGUA

Los empresarios convierten su acto por el trasvase en un abucheo a los líderes de la oposición al PP

La presencia mayoritaria de agricultores de AVA y Asaja marca el tono del encuentro

El acto organizado ayer por la Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana (Cierval), discurría en un tono más o menos pausado y previsible, subrayando la necesidad de trasvasar las aguas del Ebro para paliar el déficit hídrico valenciano, hasta que apareció en la pantalla Joan Ribó, líder de EU. Un primer conato de silbidos dio pasó a un auténtico abucheo del público congregado en el Palau de Congressos de Valencia que impidió escuchar su opinión sobre el Plan Hidrológico Nacional (PHN). Lo mismo sucedió con la intervención grabada del líder socialista Joan Ignasi Pla.

Después del secretario general del PSPV le tocó el turno al candidato del PP a la presidencia de la Generalitat, Francisco Camps. Entonces los abucheos ensordecedores y los gritos de "fuera, fuera" se tornaron en aplausos. También a José María Chiquillo le dedicaron vítores, aunque tímidos y minoritarios, mientras que nada se escuchó en el auditorio, cuando el presidente del Bloc, Pere Mayor, expuso su opinión de que las tierras valencianas necesitan agua, como también habían dicho Pla y Ribó, pero centrándose en alternativas al PHN.

Fueron las únicas intervenciones de los políticos en el acto organizado bajo el lema Los empresarios con el PHN, todas ellas grabadas en un documental elaborado por Cierval (que incidió también en que, por ejemplo, Terra Mítica se autoabastece de aguas residuales). Intervinieron diversos representantes del empresariado y sólo uno del campo, a pesar de que el público estaba compuesto en su inmensa mayoría por agricultores de las organizaciones conservadoras AVA y Asaja. "Fíjate en las manos de la mayoría", comentó el agricultor de Benaguasil José Herráez. A excepción de los componentes de la junta directiva de Cierval y de otras organizaciones sectoriales, apenas hubo más empresarios.

Prácticamente se cubrió todo el aforo de la sala principal del Palau de Congressos (de 1.487 butacas). El encargado de abrir la sesión fue el presidente de la Cierval, Rafael Ferrando, que insistió en la argumentación de que la reclamación de trasvases no es fruto de la coyuntura política, ni el acto organizado ayer responde a la manifestación contra el PHN de hoy. Repasó algunas reivindicaciones históricas de los empresarios e incluso se remontó a una reunión en 1933 del ministro socialista de Fomento Indalecio Prieto con los regantes y las autoridades valencianas; abundó en la idea de que los agricultores valencianos son los que "menos agua consumen en riego en España", aunque la rentabilidad de sus cultivos supera la media en España. Una idea reiterada a lo largo de la mañana. Los intervinientes incidieron en el aprovechamiento prácticamente integral del agua que hacen agricultores y empresarios, y en las modernas técnicas aplicadas en cada campo para ahorrar y racionalizar su uso. Pero a pesar de todo este esfuerzo, se resaltó, es necesaria más agua para mantener la situación y crecer. No hubo ningún atisbo de autocrítica.

Tras el audiovisual, se organizó una suerte de mesa redonda moderada por el periodista José Luis Torró, que formulaba preguntas dirigidas que algunos de los cinco representes empresariales más el presidente de AVA, Cristóbal Aguado, respondían leyendo de reojo sus apuntes. Entre otros argumentos ya repetidos sobre la imperiosa necesidad del trasvase de agua excedentaria del Ebro para la industria, la agricultura, el turismo y el medio ambiente, se recordó también que el PHN diseñado inicialmente por el ex ministro socialista José Borrell preveía un trasvase mucho mayor que el actual plan. El más aplaudido fue Aguado, quien llegó a decir que Joan Ribó quiere volver a la época de "las tribus y las cavernas". Además, se criticó a José Luis Rodríguez Zapatero y a Pla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de noviembre de 2002