Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía estudia un plan de inteligencia para combatir las mafias de inmigrantes

La información obtenida sería enviada a través de Interpol y Europol a los países del Este

El Cuerpo Nacional de Policía considera que, para combatir las redes de inmigración irregular, es necesario crear "una amplia red de informadores formada por personas autóctonas de los países de los que proceden los inmigrantes". Así consta en un informe elaborado por la Sección de Inteligencia de la Unidad Contra las Redes de Inmigración Ilegal y de Falsificación de Documentos (UCRIF), al que ha tenido acceso EL PAÍS. "Dicha información sería trasvasada, a través de los oficiales de enlace de Europol o Interpol y agregados de Interior, a los países de origen".

El informe señala que la red de informadores "proporcionaría informaciones concretas relativas a rutas, vehículos, formas de adquisición de billetes, agencias de viajes que venden los paquetes de ofertas de viajes, alojamientos y trabajos, puntos fronterizos de la UE por los que [los inmigrantes indo-cumentados] acceden al territorio de la Unión, así como informaciones de las redes de prostitución y otras actividades de delincuentes".

Esta información, tras ser analizada y depurada, sería utilizada para prevenir y reprimir la delincuencia extranjera. Además, sería enviada, a través de los oficiales de enlace de Europol o Interpol y agregados de Interior, a los países de origen, de tránsito o de destino para su explotación, "teniendo en cuenta que una parte importante de la misma deberá llegar a los Estados Schengen que poseen fronteras con los de Europa del Este, con la finalidad de intensificar los controles de vehículos y personas que por aquellos puntos fronterizos acceden a territorio Schengen [todos los países de la UE excepto el Reino Unido e Irlanda más Islandia y Noruega]".

El informe de la policía está centrado en "la compleja entidad del fenómeno migratorio rumano y el inquietante aumento de la inmigración ilegal y su incidencia en la seguridad ciudadana". En este sentido, señala que desde el pasado enero, fecha en la que se suprimió la exigencia de visado para los ciudadanos de ese país, "el flujo migratorio de rumanos hacia España ha aumentado de manera considerable". Y explica que realizan su entrada al territorio Schengen por las fronteras terrestres de Austria, Alemania e Italia, desde donde se dirigen a España.

Avalancha de rumanos

La policía documenta con datos su afirmación de que "la mayoría de esos flujos migratorios son ilegales". En lo que va de año, los agentes han expulsado a 975 rumanos (el 13% del total y el 57% de los ciudadanos de los países del Este). Además, el número a los que ha denegado la entrada en España en la frontera con Francia supone el 64% de los ciudadanos de los países del Este y el 32% del total de extranjeros.

El hecho de que la mayoría de los rumanos haya entrado y permanezca en España de manera irregular hace suponer a los agentes que no encontrarán trabajo legal, lo que les empujará a la marginalidad y, "en la mayoría de los casos", a la delincuencia.

En este sentido, resulta revelador que el número de rumanos detenidos por infracciones penales (delitos y faltas) y por reclamaciones judiciales (buscas y capturas ordenadas por el juez) es de 5.362, lo que representa el 11,68% de las detenciones de extranjeros y el 47,82% de las de ciudadanos del Este.

La policía también ha detectado un fuerte aumento de rumanos con documentos falsificados. Desde enero hasta el pasado 31 de octubre fueron detenidos 143, frente a 90 en el mismo periodo del año anterior. Es decir, un 58,88% más.

En el mismo periodo han sido desarticuladas 623 redes de tráfico de personas, de las cuales 50 (es decir, el 8%) eran rumanas. Respecto a las formadas por ciudadanos de otros países del Este, esta cifra representa el 43%. El incremento en relación al año anterior es del 72,41%.

Muchas de estas organizaciones mafiosas tienen como fin la explotación sexual de los inmigrantes. De las redes rumanas desarticuladas, nada menos que el 72% se dedicaba a este negocio. Y de la totalidad de personas detenidas como responsables de estas redes (232), el 81% eran integrantes de organizaciones de este tipo. A partir de estos datos, la policía concluye que "la mayoría de los ciudadanos rumanos que se dedican al tráfico ilegal de personas centran su actividad delictiva en el tráfico de personas con fines de explotación sexual".

Incrementar la presión

Los redactores del documento consideran necesario "seguir incrementando la presión policial sobre la actividad delictiva de los grupos rumanos, como puede ser mediante la creación de un grupo operativo de funcionarios especializados en este tipo de delincuencia y el establecimiento de una amplia red de informadores que nos permita actuar contra las citadas organizaciones, no sólo de forma represiva, sino también de forma proactiva, lo que sin duda aumentaría la eficacia policial".

El informe reseña que en la frontera con Francia han sido rechazados este año 29.480 indocumentados, de los que 13.929 eran rumanos y 2.815 búlgaros. Además, entre el 1 de enero y el 31 de octubre el Gobierno fletó siete vuelos, en los que fueron expulsados 404 rumanos. Finalmente, alaba la colaboración del Gobierno de Bucarest con el agregado de Interior de la Embajada de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de noviembre de 2002