Ibarra y Chaves instan a Zaplana a restituir antes de fin de año el subsidio

Ambos presidentes piden al ministro una entrevista para que conozca su opinión

Los presidentes de Andalucía y Extremadura, los socialistas Manuel Chaves y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, respectivamente, pidieron ayer al Gobierno central que, antes de que finalice el año, tome una decisión sobre la restitución del subsidio agrario, cuya desaparición paulatina se contempla en el llamado decretazo. "No queremos", afirmó el presidente andaluz, "que sea un tema electoral". Chaves y Rodríguez Ibarra repetirán la entrevista celebrada ayer en Mérida el próximo día 26 en Sevilla.

La reunión de los dos presidentes autonómicos tiene por finalidad apoyar las manifestaciones convocadas por los sindicatos mayoritarios, Comisiones Obreras y UGT, en Mérida y Sevilla los próximos días 23 y 1 de diciembre.

Las comisiones permanentes de las ejecutivas socialistas extremeña y andaluza analizaron ayer conjuntamente, por primera vez en su historia, la repercusión que tendrá en ambas comunidades la supresión paulatina del subsidio agrario. Chaves y Rodríguez Ibarra acordaron remitir de manera urgente una carta al ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, en la que reclaman una reunión para que conozca de primera mano la opinión de las comunidades autónomas afectadas por el recorte, al margen de las negociaciones del Gobierno con los sindicatos, y le instan a negociar el mantenimiento del actual desempleo agrícola antes de final de año.

En este sentido, el presidente andaluz recordó que apoyan "sin ningún tipo de reservas" las negociaciones de UGT y CC OO con Trabajo y que no quieren "interferir en ellas", pero reivindicó el derecho de ambas comunidades autónomas a ser oídas.

Final de año es el plazo que el propio Eduardo Zaplana trasladó a los secretarios generales de CCOO, José María Fidalgo, y UGT, Cándido Méndez, en una reciente entrevista celebrada en Madrid. Ambos dirigentes sindicales confían en la palabra del ministro y que la rectificación se produzca en la ley de acompañamiento de los Presupuestos del Estado, mientras que los responsables políticos de la Junta extremeña y andaluza no ocultan su escepticismo respecto a una solución.

"Estamos interesados en que este tema quede excluido de la campaña electoral. Es bueno para el Gobierno y también para la sociedad que el problema se resuelva antes del 31 de diciembre. No queremos que sea un tema electoral" , dijo Chaves.

Las dos ejecutivas coincidieron en la necesidad de hacer un "esfuerzo" para "desmontar" la estrategia de los dirigentes nacionales del PP de presentar a ambas regiones como territorios "dependientes", según afirmó el secretario de Organización del PSOE andaluz, Luis Pizarro.

Por su parte, Juan Carlos Rodríguez Ibarra alertó que tras la supresión del subsidio se oculta un intento de provocar la movilidad de los parados extremeños y andaluces. Según él, "para sustituir a inmigrantes molestos en algunas zonas de España por obreros que ya han demostrado que los genes que tienen no les llevan a la holganza, sino a la capacidad de trabajo y que no crean enfrentamiento ni choques culturales".

Ambos presidentes subrayaron que el subsidio agrario ha supuesto un factor importante de crecimiento económico para Andalucía y Extremadura y criticaron que se vea a las dos comunidades autónomas como dos regiones dependientes. Según los datos aportados por el presidente andaluz, mientras 230.000 personas están acogidas al sistema de protección agrario en ambas comunidades, un total de 400.000 personas reciben subsidio por desempleo en el resto de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50