Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La edil de Personal declarará como imputada en un caso de acoso laboral

La concejal de Personal del Ayuntamiento de Madrid, Begoña Larrainzar Zaballa, tendrá que declarar el próximo día 26 antre el Juzgado de Instrucción número 21 como imputada en un caso de acoso laboral contra una auxiliar administrativo adscrita al Consistorio desde 1991.

La denuncia presentada por la empleada C. P. P. el pasado marzo acusaba a un funcionario del área de Personal de incumplir las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, pues, según afirma, había sido recluida en un habitáculo en condiciones en las que le era imposible desempeñar cualquier actividad. Esa situación, según la denuncia, desembocó en una baja por estrés desde octubre de 2001 que le generó problemas de salud.

En la fase de diligencias, la juez solicitó la declaración del funcionario mencionado en la denuncia y el historial de la empleada que obra en poder del Ayuntamiento. Este historial, según el escrito que presentó después el letrado de la afectada, estaba 'sin foliar, sin seguir orden cronológico e incompleto'. En las alegaciones se asegura que C. P. P. sufrió un acoso laboral 'con grave perjuicio para su salud', fruto de la situación a la que fue sometida durante varios años por sus jefas inmediatas con la anuencia y 'el apoyo', entre otros, de la concejal Larrainzar. Por estas razones la juez ha dado por ampliada la denuncia y ha solicitado la comparecencia como imputados de otros funcionarios de la concejalía, uno de ellos, el actual superior directo de la empleada.

C. P. P. asegura que el 'acoso y derribo' que sufre comenzó cuando una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de 1998 obligaba al Ayuntamiento a darle la adscripción definitiva por su condición de funcionaria. La denuncia de la empleada, según explicaron ayer desde la concejalía, la estudian los abogados del Ayuntamiento. En todo caso, según dijeron, la citación es por una infracción en la prevención de riesgos laborales y no por acoso moral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de noviembre de 2002