Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VICTORIA ISLAMISTA EN TURQUÍA

Los islamistas turcos prometen un régimen democrático y laico

El líder islámico Recep Tayyip Erdogan, vencedor en los comicios, niega tener un proyecto integrista para su país

'Estoy harto de que me pregunten si tengo una agenda secreta', afirmó ayer en Ankara ante la prensa internacional Recep Tayyip Erdogan, líder del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista moderado), que logró una mayoría arrolladora en las elecciones legislativas del domingo. 'Turquía es una república democrática, laica y social que se rige bajo el imperio de la ley', replicó a quienes siguen sospechando de que tras su discurso moderado oculta un programa de involución integrista en el único país musulmán miembro de la Alianza Atlántica.

'Tampoco vamos a permitir que nadie haga de intermediario con nuestro propio Ejército, del que nos sentimos orgullosos'. El ex alcalde de Estambul, antiguo futbolista, no vaciló en echar balones ante las preguntas más incómodas. Terminada la agotadora campaña y después de arrojar claveles por última vez a sus partidarios, que celebraban de madrugada en Ankara una mayoría de 363 diputados en un Parlamento con 550 escaños, Erdogan se presentó ayer en público como nuevo hombre fuerte de Turquía. Acababa de recibir la primera llamada de felicitación de un gobernante extranjero -la del primer ministro griego, Costas Simitis- por el éxito de su partido en las urnas.

Erdogan aseguró que los turcos habían votado a favor de acabar con 'la vieja mentalidad política' y que su partido recogía el reto de 'democratización y cambio' que reclaman los votantes. El AKP cuenta prácticamente con los votos necesarios (dos tercios de la Cámara) para promover cambios en la Constitución. Como primera medida, anunció una reforma de la legislación electoral que rebajará el límite del 10% de los votos para obtener representación en los comicios locales de 2004.

La Bolsa de Estambul celebró con una subida del 4% la perspectiva de un Gobierno monocolor con mayoría absoluta, y la lira turca se revaluó un 1% frente al dólar, después de haberse desplomado el viernes. Erdogan insiste una y otra vez en que el AKP impulsará el proceso de acercamiento a la Unión Europea. 'Como prometí a los embajadores ', precisó, 'emprenderé una gira por las capitales europeas para explicar nuestro programa'. Atenas será la primera en ser visitada.

Inhabilitado

La dirección del AKP comienza hoy el proceso para elegir al diputado que será investido primer ministro. El líder incuestionable del partido no ha podido concurrir a las elecciones por encontrarse inhabilitado. 'Lo que de verdad preocupa a los turcos, no simplemente el empleo o el coste de la comida y el transporte', aseguró Erdogan, 'son los obstáculos que siguen existiendo para los derechos humanos, la libertad de expresión, la desaparición de la tortura... Por eso eliminar esos obstáculos y mejorar el nivel de vida serán nuestra prioridad'.

Mientras el líder del AKP se iniciaba en el arte de convertirse en hombre de Estado, la desolación reinaba en los descalabrados partidos tradicionales. El jefe de la ultraderecha, Devlet Mehçeli, dimitirá a fin de año. La ex primera ministra Tansu Çiller ha puesto su liderazgo a disposición del Partido de la Recta Vía (conservador) y el primer ministro saliente, el socialista Bulent Ecevit, renunció ante el jefe del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de noviembre de 2002