OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Enseñanza en catalán

El pasado martes 29 de octubre, en una carta enviada a este periódico, Rosalía Medina Bermejo mostraba su indignación por no poder elegir libremente el idioma en que son educados sus hijos. La señora Rosalía reside en Sant Feliu de Llobregat. Mi respuesta es contundente: esta localidad pertenece a Cataluña y es perfectamente normal, obvio y de sentido común que las clases se impartan en catalán en todos los niveles educativos.

¿Responde este modelo a la realidad de la sociedad catalana? Evidentemente, no; aunque sí creo que esta realidad se mantiene precisamente gracias a este modelo. De esta manera los castellanohablantes conocen el catalán. ¿Se imaginan qué pasaría si existieran dos tipos de escuelas en Cataluña diferenciadas por el idioma en que se educa? En primer lugar, la fractura social por motivos lingüísticos llegaría a niveles críticos, y en segundo lugar, ¿cuánto duraría una lengua como el catalán ante el todopoderoso castellano, que domina ampliamente en cualquier sector de la vida cotidiana? Si quiere usted educar a su hija únicamente en castellano, hay escuelas privadas para ello, igual que las hay en inglés o japonés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 03 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50