Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grandes municipios del sur suman sólo 118 de las 1.702 denuncias puestas por la 'ley antibotellón'

Alcorcón y Parla aún no han abierto ningún expediente desde la entrada en vigor de la norma

Casi 800.000 vecinos y sólo 118 denuncias. Los grandes municipios del sur de la región -Alcorcón, Móstoles, Leganés, Parla y Getafe (este periódico intentó sin éxito recabar datos de Fuenlabrada)- acumulan sólo este número de expedientes sancionadores de los 1.702 abiertos por incumplimiento de la llamada ley antibotellón desde que entró en vigor el pasado 29 de julio. En cambio, la capital acumula 1.382 expedientes (lo que supone el 81% del total de las denuncias). Esta ley, promovida y aprobada en solitario por el PP en la Asamblea prohíbe consumir alcohol en la calle y su venta en las gasolineras.

Los grandes municipios de la región -exceptuando la capital- suman sólo 320 de las 1.702 denuncias impuestas desde la entrada en vigor de la ley. El caso más significativo es el de Alcorcón, una localidad de 142.048 habitantes, y con varias zonas nocturnas de marcha, donde no se ha registrado ninguna sanción por consumo de alcohol en la calle ni por su por venta en establecimientos no autorizados.

El concejal de Seguridad de Alcorcón, Eduardo Álvaro, del PP, explica que todavía no ha impuesto ninguna denuncia porque no sabe cómo aplicar las medidas cautelares de reeducación que establece la ley. 'La norma dice que la sanción por beber en la vía pública es que los chavales realicen trabajos en favor de la comunidad. Pero no explica cuáles son ni cuánto tiempo aplicarlos. Estamos esperando a que se desarrolle la ley en ese punto. Hemos realizado inspecciones en todas las tiendas para avisarles de que la nueva normativa obliga a pedir una segunda licencia para poder vender alcohol. No podemos entrar como un elefante en una cacharrería, hay que ir paso a paso', justifica Álvaro.

José Manuel Torrecilla, gerente de la Agencia Antidroga, precisa que no son los ayuntamientos quienes tienen que establecer las sanciones. Esta función corresponde al Gobierno regional. 'Los municipios sólo tienen la obligación de remitirnos los expedientes. La Agencia tramita las denuncias, las estudia y, en su caso, aplica la sanción. El proceso es similar a las multas por infracciones de tráfico. También hay un periodo de alegaciones para el infractor', explica.

Desde la Agencia reconocen que, debido a la reciente implantación de la ley, hay problemas de 'engrasamiento' entre los ayuntamientos y la Administración regional. Un ejemplo de esto es que los municipios de Getafe, Móstoles y Leganés todavía no han remitido las denuncias impuestas por la ley antibotellón a la Agencia, dependiente del Gobierno regional.

En Parla ( 72.975 habitantes) tampoco 'ha sido necesario sancionar a nadie por incumplimiento de la ley antibotellón', según los responsables del Ayuntamiento, gobernado por el PSOE. Éstos lo achacan a la 'prevención realizada en colegios e institutos' y al aviso especial a la policía de 'la entrada en vigor de la ley'. Un portavoz municipal explica que, hace dos años, en este municipio tuvieron 'algunos problemas' con el ruido que ocasionaban los jóvenes en la vía pública en horario nocturno. 'Dijimos a la Policía Municipal que controlara la calle de Torrejón, una zona de bares de la que los vecinos se habían quejado por ruidos. En ese momento, el Ayuntamiento envió una circular a todos avisándoles de que tenían que insonorizar los bares bajo la amenaza del cierre y clausuramos dos locales. Esto hizo que el resto cumpliera con la ordenanza', explican fuentes municipales.

En Leganés (173.163 habitantes), la Policía Local ha abierto expediente sancionador sólo a una persona por consumo de alcohol en la calle desde el pasado 29 de julio. Los agentes denunciaron a 10 tiendas de conveniencia por vender alcohol sin autorización. El Ayuntamiento de Leganés explica el bajo número de denuncias porque en este municipio 'no hay tradición botellonera'. 'Sólo en los alrededores de la plaza de toros La Cubierta hay muchos bares juntos. Este área no está en contacto directo con los vecinos, por eso no hay quejas ni denuncias', dice.

Rondas en Getafe

Getafe (171.453) es el municipio -exceptuando la capital- que más sanciones ha impuesto en la región: 60 denuncias por consumo en vía pública y 15 inspecciones a tiendas por vender bebidas alcohólicas fuera de horario. El alcalde, Pedro Castro (PSOE), insiste en que el botellón nunca ha sido un problema social en el municipio a pesar de que hay tres puntos de reunión nocturna: el Sector 3, la zona de Carrefour y los alrededores de la casa de Castilla-La Mancha. 'Pero la policía hace rondas de vigilancia e invita a los chavales a no consumir', concluye.

Después de Getafe, Móstoles (195.351 habitantes) es el gran municipio que más denuncias ha puesto por consumir alcohol en la vía pública: un total de 21. Fuentes del Ayuntamiento, gobernado por una coalición de PSOE e IU, aseguran que antes de la ley antibotellón no había una prohibición expresa de beber en la calle y desde que se aplica la norma el consumo ha bajado. 'La vigilancia ha hecho que la gente deje de hacerlo', afirma un portavoz municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de noviembre de 2002