Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PANTALLA INTERNACIONAL

Jonathan Demme ofrece una nueva versión de 'Charada'

Gran éxito en Estados Unidos de 'The Truth About Charlie'.

Jonathan Demme nunca habla en pasado de los clásicos del cine, incluso aquellos como Charade de los que ha hecho una nueva versión que se ha estrenado en Estados Unidos con gran éxito bajo el título de The Truth About Charlie. 'Puede que se rodara hace años pero continúa vigente, de lo que estoy muy contento porque es una gran película con Cary Grant y Audrey Hepburn. La mía es como un hijo revoltoso y excéntrico', detalla el realizador, más conocido por revolucionar los géneros, ya sea la comedia, con Something Wild; el musical, con Stop Making Sense, o el terror, con El silencio de los corderos, que por rebuscar ideas entre los clásicos. 'Sabía que no iba a ser una copia de Charade. ¿Por qué habría de hacerlo cuando Jonathan Demme tiene tanto que ofrecer?', defiende Thandie Newton, protagonista junto con Mark Wahlberg de la última película de este director neoyorquino. Una obra que Demme, de 58 años, prefiere describir como 'si un equipo de cineastas de la nueva ola que estaban rodando cerca de Stanley Donen hubieran obtenido una copia del guión de Charade y hubieran hecho su propia versión'.

'La película que he hecho es como un hijo revoltoso y excéntrico'

La crítica estadounidense parece coincidir con su opinión, y este cinéfilo que puso un pie dentro de la industria gracias a la amistad que labró en 1968 con François Truffaut, al que durante un tiempo acompañaba en todas sus entrevistas en Estados Unidos, ha conseguido su meta con una trama clásica de robos y asesinatos donde no sólo juega con el filme que Donen rodó en 1963, sino que es capaz de crear una nueva ola al estilo americano. 'Además nunca he sido de los que hacen ascos a las nuevas versiones, siempre que sean buenas', afirma apoyando sus gustos en un simple razonamiento: 'Si uno puede basar su película en un libro o en una idea original, ¿por qué no en un filme?'.

La industria de Hollywood no puede estar más en sintonía con este director, cuya película llega en un momento en el que la cartelera estadounidense está dominada por otro remake como The Ring, cinta de terror inspirada en una de los títulos más populares en Japón en los últimos años, Ringu. Además aún está fresco el éxito de otra nueva versión, incluso más cercana en el tiempo al tratarse de Dragón rojo, inspirada en el Manhunter que rodó Michael Mann en 1986, y protagonizada por un personaje como Hannibal Lecter, que la mente de Demme convirtió en un héroe del terror gracias a El silencio de los corderos, filme que le consiguió el Oscar a mejor director. Como destaca la revista Variety, la idea de los remakes es difícil de resistir dentro de una industria deseosa de resultados rápidos, dado que los derechos suelen costar muy poco y los estudios se pueden saltar el largo y costoso desarrollo de una historia que no conocen, a cambio de otra que ya cuenta con éxito. Ejemplos recientes de este amor por las nuevas versiones los ofrecen títulos como Ocean's Eleven, Pecado Original o El planeta de los simios, que, casualmente, también protagonizó Wahlberg, y el interés se convierte en pasión si el remake se inspira en un clásico del cine extranjero. Ahí están los ejemplos ya estrenados este año de Vanilla Sky (basado en la española Abre los ojos), Infiel (en la francesa La femme infidel), Insomnia (en la homónima noruega) o Swept Away (en la italiana Travolti da un insolito destino nell'azzurro mare d'agosto), a los que le seguirán próximamente Solaris, firmada ahora por Steven Soderbergh.

'¿Acaso existen las ideas originales?', se pregunta Demme. Piensa que lo de original sólo lo emplearía este año con Punch Drunk Love, de Paul Thomas Anderson, o con el próximo estreno de Adaptation, de Spike Jonze, el creador de Cómo ser John Malkovich. 'Y aun así, al final del día, toda historia se resume en chico conoce a chica, chico pierde chica, chico recupera a la chica o cualquiera de sus versiones', agrega alguien cuyo sueño sería poder organizar un festival de originales y nuevas versiones, 'una especie de programas dobles con los dos Insomnia o con Charade y The Truth About Charlie'.

Ya sea por la calidad del guión original o por lo que Thandie Newton describe como 'el toque Demme', que incluye una banda sonora de 38 canciones a cual más ecléctica, un París vibrante y curiosas contribuciones de leyendas de otra época como Charles Aznavour, Anna Karina o la actriz Magali Noel, además de la tumba de Truffaut en los títulos de crédito del final, lo cierto es que The Truth About Charlie ha sido recibida con alabanzas por la crítica estadounidense, que especialmente dirige sus elogios a Newton, una actriz que se mueve por la película como si hubiera sido escrita para ella. 'Era lo que quería hacer: rodar una historia para Thandie, y ésta era la mejor historia', concluye Demme.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de noviembre de 2002