Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aclaración de Nicolás Redondo

En una entrevista que le realiza este diario el pasado 27 de octubre, el entrevistador pregunta a Felipe González: '¿Cuándo empiezan los problemas con Nicolás Redondo?'. La respuesta es: 'Desde que empezamos a gobernar. Creo que Nicolás nunca aceptó o comprendió que el Gobierno era el Gobierno de todos los españoles. Hubo una discusión sobre la personalidad del ministro de Trabajo. Redondo creía que quien tenía que entrar era José Mª Zufiaur y no otro dirigente de la UGT, como Joaquín Almunia. Quería imponer su cuota de participación en el Gobierno. No entendía que la autonomía sindical significaba previamente la autonomía del Gobierno y yo no quería tener el problema de los laboristas británicos'.

Estas afirmaciones no se ajustan a la verdad. En contra de lo que Felipe González dice, jamás propuse a Zufiaur para ministro de Trabajo. Por el contrario, en presencia de Alfonso Guerra y de otros miembros de su comisión ejecutiva propuso a una delegación de UGT, compuesta, entre otros, por José Luis Corcuera, José Mª Zufiaur y yo mismo, remontándose a la historia e invocando la tradición caballerista, la necesidad de que participara un miembro de la comisión ejecutiva de la UGT en el Gobierno. Concretamente, propuso a Corcuera, lo que rechazamos para mantener la autonomía del sindicato.

No tiene sentido que habiendo rechazado esa propuesta yo propusiera a otro miembro de la comisión ejecutiva del sindicato que estaba en idénticas condiciones.

En cuanto a Joaquín Almunia, una puntualización: en aquel tiempo era un excelente colaborador de la comisión ejecutiva de UGT.

Por último, la cuestión central. Mi enfrentamiento con el Gobierno del PSOE por la presunta razón de no haber sido nombrado ministro la persona que yo proponía y la exigencia por mi parte de tener una cuota de poder. Esto no se sostiene. Debo recordar que en 1983 y 1984 consensuamos políticas salariales, las 40 horas semanales con 30 días de vacaciones y la conflictiva reconversión industrial. O sea, que no había ningún enfrentamiento. Y en cuanto a las huelgas generales posteriores. ¿Cree de verdad Felipe que CC OO, ELA, USO, CGT y CNT, sindicatos que las convocaron junto a UGT, también estaban motivados por no tener su cuota de poder en el Gobierno? Huelgas de seguimiento masivo -concretamente, la del 14 de diciembre de 1988 fue de las más grandes que se produjeron en la Europa contemporánea- sólo pueden ocurrir cuando hay problemas sociales y económicos de fondo que afectan a los trabajadores. Eso fue lo que en realidad ocurrió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de octubre de 2002