Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

EL TRIBUNAL SOY YO

El examen para conseguir una plaza por oposición en la sanidad pública, y que reunió el domingo a miles de médicos interinos en Madrid, vivió en una de las aulas de la Facultad de Derecho momentos sainetescos. Minutos antes de comenzar la prueba, las respuestas del presidente de un tribunal, jefe de servicio de un gran hospital de la capital, exasperó a muchos de los examinados. '¿Podemos subrayar?', preguntó uno de los interinos. 'No, de ninguna manera, porque alguien podría pensar que me he puesto de acuerdo con una persona para identificar algún tipo de señal', respondió el presidente del tribunal. '¿Podemos pedir más papel?', indagó una doctora. 'Señorita, puede pedir el que quiera, ahora bien, a mis alumnos, cuando venían a por más papel les decía: 'Tenga, tenga, ya nos veremos en septiembre'. Los murmullos y comentarios de los sorprendidos examinados se quedaron cortos ante la traca final que se avecinaba. Los médicos tenían dos sobres con autoadhesivo, uno con 12 folios, para escribir, y una plica para los datos: nombre, carné de identidad, fecha y firma. La lógica les llevó a poner la fecha del día. Pero alguien preguntó: ¿Qué fecha ponemos?. 'Mire usted, deben hacer constar su fecha de nacimiento'. Y entonces fue el caos. La mayoría de los 300 examinados, entre protestas, hubieron de tachar la fecha redactada, y otros, despegar a la pata la llana el sobre que habían cerrado. Aquello parecía una película de Woody Allen. El guirigay fue acallado por la voz del veterano doctor: 'El presidente del tribunal soy yo, y yo digo que se ponga la fecha de nacimiento'. Al final, la indignación generada le hizo recular: 'Déjenlo, pongan la fecha que quieran'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de octubre de 2002