THE WASHINGTON POST | REVISTA DE PRENSA
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Acaba una pesadilla

Podemos haber tenido otros chubascos, pero el verdadero nubarrón que se ha cernido sobre toda la región se desvaneció el jueves cuando supimos la noticia de que se había detenido a dos sospechosos del caso del asesino del rifle. Era palpable el alivio, incluso en el caso de los que aparentemente no habían dejado de hacer vida normal pese al balance de víctimas: se dejaban ver más y caminaban a paso más ligero tras conocer que había dos hombres detenidos. Queda para los días venideros dar respuesta a todo un arsenal de preguntas: cómo ha podido suceder algo así, por qué y qué se hará de ahora en adelante, pero éste es el momento de contemplar cómo los horrores han concluido y se ha disipado el temor que nos ha embargado durante las últimas tres semanas. (...) Puede que los investigadores no esperasen que la llamada telefónica crucial para resolver el caso proviniese del propio asesino, como así resultó ser, pero con tal circunstancia, los policías relacionaron los datos dispersos por todo el país entre sí y armaron el rompecabezas en pocos días. (...) Lo que desea la mayoría de la gente es volver cuanto antes a la normalidad. Por supuesto que eso no será posible para las familias de las víctimas, que no deberían caer en el olvido en medio del alivio sentido. Muchos de nosotros llevaremos al menos durante un tiempo el frío recordatorio de la sensación de vulnerabilidad que ha oprimido a la comunidad durante estas semanas, (...) pero eso no aminora la alegría de poder decir al fin a nuestros hijos que ésta parece una historia en la que al final ganan los buenos.

Washington, 25 de octubre

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS