El poeta cubano José Mario muere en Madrid

El poeta y escritor cubano José Mario Rodríguez (La Habana, 1940) murió anteayer en su casa de Madrid tras una larga enfermedad. Le encontró, ya fallecido, su amigo y colaborador, el pintor cubano Waldo Balart.

Mario es una de las figuras imprescindibles de la poesía cubana de la segunda mitad del siglo XX. Fundador de las ediciones El Puente, en torno suyo se nucleó la 'generación de los novísimos'. El Puente sobrevivió hasta 1966, en que se clausuró por orden de Fidel Castro 'por su contenido inmoral' tras la visita a La Habana, en 1965, de Allen Ginsberg, que entabló amistad con Mario, quien fue detenido e interrogado 17 veces hasta que en 1966 ingresó en la UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción), campos de internamiento de donde salió nueve meses más tarde por la intervención de varios intelectuales, entre ellos Nicolás Guillén.

A fines de 1967 emigra a España, y comienza la ingente labor de reeditar El Puente en el exilio, hace revistas y organiza tertulias de poesía. Siguió publicando sus poemas e interesándose por los escritores cubanos, de quienes hizo varias importantes antologías. Escribió teatro para niños y deja inédita una novela. En No hablemos de la desesperación (Madrid, 1970) escribió estos versos: 'Estoy tan solo como la muerte / Haberlo comprendido me ha hecho poderoso'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de octubre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50