Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucas consigue la presidencia del Senado, pero con el voto en blanco del PSOE

El portavoz socialista, Juan José Laborda, critica el 'uso partidista' de la Cámara por el PP

La elección de Juan José Lucas ayer como presidente del Senado resultó empañada por la denuncia del PSOE contra el 'uso partidista' de la Cámara por el PP. Lucas resultó elegido por 155 votos del PP, CiU y Coalición Canaria; hubo 75 votos en blanco, del PSOE y Entesa, y 9 nulos, del PNV y Mixto. La novedad la introdujo el PSOE, que en febrero de 2000 votó a Esperanza Aguirre como presidenta en cumplimiento de un pacto institucional que ayer rompió, al votar en blanco como protesta por el 'uso partidista del Senado'. El PP le acusó de 'quebrar el pacto'.

El portavoz del PSOE, Juan José Laborda, explicó el voto en blanco socialista por el procedimiento seguido por el PP en la elección de Lucas. 'Nos enteramos de que iba a ser presidente del Senado en un mitin de partido de José María Aznar en Quintanilla de Onésimo (Valladolid) en agosto. No se puede tratar al presidente del Senado como si fuera un subsecretario', dijo Laborda.

El portavoz socialista extendió su crítica al mandato de la ya ex presidenta de la Cámara Esperanza Aguirre, caracterizado por la 'ausencia de autonomía institucional de su partido'. Recordó que desde 1997 no se ha celebrado el preceptivo debate sobre el estado de las autonomías y que, rompiendo los usos del Senado, no ha presidido ni siquiera la comisión de reforma de la Cámara.

Laborda, que quiso dejar a salvo la persona de Aguirre, incidió en que, desde que el PP gobierna, ningún presidente del Senado ha terminado su mandato. El PP les ha dedicado a menesteres electorales. El primero, Juan Ignacio Barrero, dimitió en 1999 para presentarse a las elecciones en Extremadura; y Aguirre lo hace ahora para concurrir por la Comunidad de Madrid. 'Ha sido una instrumentalización de la Cámara al servicio del partido', dijo.

El portavoz del PP, Esteban González Pons, replicó a Laborda que con su actitud 'ha roto el pacto sobre los cargos institucionales alcanzado entre ambos partidos' al inicio de la legislatura. Dicho pacto comprometía al PSOE a votar a Lucas, según González Pons, quien no dudó en atribuir a razones electorales el voto socialista. El nuevo presidente del Senado se comprometió a fortalecer el papel de la Cámara pero dentro de la Constitución, ya que 'las propuestas que ignoran los fundamentos mismos del orden constitucional al plantear la necesidad de su reforma son inviables'.

En referencia al plan del lehendakari Juan José Ibarretxe, agregó que 'la autonomía no equivale a poder soberano' y que 'la soberanía reside en el pueblo español'. Lucas fue respaldado con la presencia de cuatro ministros: Javier Arenas, de Administraciones Públicas; Eduardo Zaplana, de Trabajo; Ana Pastor, de Sanidad, y Miguel Arias, de Agricultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de octubre de 2002