Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es el país de la UE con mayor tasa de homicidios, según un estudio comparado

La criminalidad creció nueve puntos más que la media europea en el lustro 1995-2000

España, con 3,3 homicidios por cada 100.000 habitantes, se ha convertido en el país de la Unión Europea (UE) con mayor proporción de homicidios. La tasa española, que casi dobla a la europea (1,7), se debe al fuerte crecimiento experimentando durante el lustro 1995-2000, cuando el número de homicidios creció en España un 34,5%, mientras la media de la UE se reducía un 7,7%. Así se desprende del análisis comparativo de datos de criminalidad realizado a partir de estadísticas oficiales por el Instituto de Estudios de Seguridad y Policía (IESP), ligado al sindicato policial SUP.

No es ninguna novedad decir que la seguridad ciudadana ha empeorado en España. Pero este deterioro resulta más acusado a la luz de la evolución experimentada en el entorno europeo. Según el análisis que el IESP asegura haber efectuado a partir de los datos oficiales de los respectivos Gobiernos, la criminalidad aumentó en un 0,7% en el conjunto de la UE entre 1995 y 2000. Sin embargo, como la población europea creció en un porcentaje mayor, la tasa de criminalidad se redujo en realidad medio punto, hasta situarse en 67 infracciones penales por cada mil habitantes.

Por el contrario, en España aumentó un 9,5%, casi nueve puntos porcentuales por encima de la media de la UE. Se trata del peor resultado entre los cinco grandes países de la UE (Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España).

La tasa de criminalidad española se situó en 44,7 infracciones por mil habitantes, todavía por debajo de la media de la UE, ya que partía históricamente de cotas muy bajas, pero aumentando rápidamente. Estos datos corresponden al año 2000 (última fecha de la que hay estadísticas disponibles para todos los países europeos), pero en mayo pasado la tasa española llegó ya a 50,8 por cada mil habitantes.

La posición de España es algo mejor en el apartado de criminalidad violenta, el conjunto de delitos que conllevan el uso de la violencia física o psíquica contra las personas. Este indicador creció en España el 16,9% en el citado lustro, por debajo de la media de la UE (20,7%). La tasa europea de infracciones penales de este tipo se ha situado en 4,7 por cada mil habituantes. España está todavía por debajo de la misma (3,1), muy lejos del Reino Unido (13,1) y por encima de Alemania (2,3), Grecia o Irlanda (0,9).

Con todo, el parámetro más desfavorable para España es el de homicidios. Mientras en el conjunto de la UE han bajado como media un 7,7%, en España han aumentado un 34,5%.

Se trata del país donde más han crecido con gran diferencia, ya que en el siguiente, Bélgica, sólo crecieron el 11,3%.

Pero España no es sólo el país con mayor aumento de homicidios, sino también el que ha sufrido más por cada cien mil habitantes: 3,3 frente a 1,7 de media europea. Incluso en términos absolutos, España fue el país con más homicidios en el año 2000: 1.323. En Alemania, con más del doble de población, hubo 961.

Tampoco son positivos los datos sobre robos en domicilio: en España crecieron un 5,2% (sólo por detrás de Suecia, con un 5,3%), mientras que en la UE bajaron el 27,8%. Respecto a los robos de vehículos, aumentaron el 44,2% en España (inmediatamente detrás de Portugal, con un 52%), mientras que la media europea bajó el 19,2%.

De su lado, la población reclusa experimentó en España un incremento del 111,9% entre 1995 y 2000, por encima de la media europea (96,9%).

Fuentes del Ministerio del Interior indicaron que estos datos son antiguos y cuestionarion su carácter oficial. Indicaron que España ocupa el número 12 en tasa de criminalidad de la UE -en lo que coincide con el estudio del IESP- y que el alto número de homicidios está muy concentrado en Madrid, donde en los primeros ocho meses de este año se habrían reducido en un 56% los asesinatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de octubre de 2002