Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio revela que el porcentaje de supervivencia al cáncer es un 27% mayor del previsto

La primera pregunta que hacen muchos enfermos a los que se diagnostica un cáncer -¿cuánto tiempo de vida me queda?- tiene una respuesta más optimista que la que se ha venido dando, según un estudio del Centro Alemán para la Investigación en el Envejecimiento que publicó ayer The Lancet. De acuerdo con las conclusiones del trabajo, se creía que la probabilidad de sobrevivir 20 años con cualquier tipo de cáncer era del 40%, cuando en verdad es del 51%, es decir, un 27,5% más.

El motivo de este cambio radica en cómo se hallaba este porcentaje. Para calcularlo, los especialistas, por ejemplo, hacían un seguimiento de los enfermos diagnosticados en 1978 y veían cuántos permanecían con vida en 1998. Pero con este sistema de cálculo no tenían en cuenta los avances científicos conseguidos desde entonces y de los que un paciente diagnosticado hoy día se beneficia.

El nuevo procedimiento sí incluye estos progresos. El resultado es un aumento de la supervivencia prevista, sobre todo a largo plazo. Por ejemplo, a 10 años la supervivencia es del 57% (siete puntos más de lo que se creía) y a 15 años, del 53% (11 más que lo previsto). Los cálculos se han hecho con los 24 millones de casos de las bases de datos del Instituto Nacional del Cáncer de EE UU, pero Hermann Brenner, director del estudio, afirma que son extrapolables a los demás países desarrollados.

Entre los tipos de cáncer con los cálculos más desviados de la realidad están el de testículos (su supervivencia a 20 años es del 81%, en vez del 44%), el de ovarios (50%, y no el 35%) y el de recto (49%, en lugar del 39%). También los de boca, esófago, cerebro, hígado, riñón, tiroides, linfomas y melanomas, entre otros, tienen mayor índice de supervivencia de lo que se creía.

La utilidad de estos nuevos datos es clara, afirma Brenner: puede servir para 'evitar que los médicos y sus pacientes se desanimen y caigan en la depresión al usar expectativas de supervivencia anticuadas y muy frecuentemente más pesimistas' que las reales. 'También refuerza el valor de la prevención y la investigación en el cáncer', según los expertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de octubre de 2002