Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho detenidos por estafar 20 millones de euros a 300 personas

Más de 300 personas han sido supuestamente estafadas por una red compuesta por ocho personas de nacionalidades española y nigeriana, que ha sido desarticulada por la Guardia Civil. La banda utilizaba un complejo entramado informático y financiero para engañar a sus víctimas y hacerlas creer que podían conseguir parte de una abultada fortuna que una alta personalidad africana había depositado en cajas de seguridad de Madrid. El instituto armado ha cifrado en cerca de 20 millones de euros el montante de lo defraudado por este grupo.

La banda efectuaba sus operaciones en más de 80 países de todo el mundo, aunque centraba sus actividades delictivas en Estados Unidos, Australia, Francia y Alemania. Contactaba con sus víctimas utilizando diversos métodos, tales como correo ordinario, foros de conversación en Internet o por correos electrónicos. La red efectuaba los contactos de forma indiscriminada utilizando en algunos casos incluso guías telefónicas para conseguir la dirección de posibles víctimas, que eran seleccionadas sin un criterio preestablecido.

Cuando lograban la confianza de las personas, les informaban de 'un importante negocio' que les reportaría pingües beneficios: una poderosa personalidad africana había depositado en cajas de seguridad de Madrid toda su fortuna, que oscilaba entre 20 y 75 millones de euros. Pero para recuperarla, era necesario saldar las deudas que esta personalidad había contraído con las empresas de seguridad por su almacenaje y el seguro para su envío.

Billete pagado

La organización pagaba el viaje y la estancia de sus víctimas en la capital. Para dar mayor realismo a su negocio, alquilaba por horas oficinas del centro de Madrid y explicaba detalladamente los trámites financieros.

A veces, desplazaba a los estafados al chalé que tenía la organización en Villaviciosa de Odón. Para reforzar su puesta en escena, los estafadores mostraban un baúl con tres millones de dólares falsificados. En las charlas, les explicaban que debían ingresar entre 6.000 y 120.000 euros en las cuentas corrientes de la organización. La Guardia Civil ha descubierto un complejo entramado de 50 compañías ficticias supuestamente dedicadas a la gestión de fondos de inversión y al transporte de seguridad y que eran utilizadas para dar apariencia legal a la actividad. El ingreso les permitiría hacerse con el 25% de la fortuna de la personalidad africana.

Los integrantes de la red disponían de una organización de colaboradores en Estados Unidos, Nigeria, Suráfrica, Costa de Marfil, Francia, Gran Bretaña, Alemania y Pakistán. Entre los detenidos figuran, además de una menor, cuatro nigerianos -uno de ellos, I. B. A., cabecilla de la red- y una nigeriana, un británico y una española de 29 años, encargada de dar infraestructura a la organización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002