Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Flotats rescata la filosofía docente de Louis Jouvet en 'París 1940'

El actor y director estrena mañana en Madrid su nuevo montaje

Josep Maria Flotats estrena mañana como actor y director el espectáculo París 1940 (teatro Bellas Artes, de Madrid) en el que recoge la filosofía docente del francés Louis Jouvet, al que considera uno de los grandes maestros escénicos del siglo XX. París 1940 gira en torno a unas clases magistrales que Louis Jouvet impartió a sus alumnos del Conservatorio de Teatro en el París ocupado por los alemanes.

El montaje de París 1940, que se desarrolla en un escenario totalmente desnudo y con el que Flotats confirma que su nueva andadura profesional está ya definitivamente ligada a Madrid, es una reflexión sobre la realización personal a través del trabajo.

Flotats recoge en su espectáculo una parte de las clases magistrales que impartió Jouvet en París y que fueron transcritas por una ayudante. Concretamente, aquéllas en las que el pedagogo, director, actor y ensayista francés se dedicó a ensayar con su alumna Claudia una escena del Dom Juan, de Moliére. Esta misma base fue la que sirvió a Flotats para montar con su compañía Tot assajant Dom Juan, en 1993.

'Ahora todo es distinto, incluso he incorporado algún personaje nuevo, pero para mí lo importante es que creo oportuno y acertado reflexionar sobre nuestro arte en un momento como éste, en el que la sociedad parece resaltar como ejemplo y valor máximo el triunfo hipermediático, rápido y masivo', afirma Flotats. 'Jouvet enseña a reflexionar sobre nuestro oficio y nuestra realización a través de él', añade.

Mientras ensalza la figura de Jouvet como uno de los grandes renovadores del teatro del siglo XX, Flotats incide en algo que tiene claro: 'Esta obra no es sólo para amantes del teatro, no es un espectáculo minoritario, es algo que, creo, ayudará a cualquier persona tenga el trabajo que tenga, sobre todo si mantiene una buena relación con el oficio que ejerce'. El director catalán destaca también que en París 1940 se demuestra que 'mientras hay unos bárbaros destructores impregnándolo todo, paralelamente hay personas obcecadas en la creación artística, algo necesario para que no desaparezca la comunicación humana directa, persona a persona'.

Flotats confiesa que tras su éxito con una comedia de ideas como Arte, de Yasmina Reza, o la puesta en escena de una ópera de Mozart, en el Teatro Real, necesitaba volver a la intimidad y a cuestionarse la esencia del teatro: 'Además quería enseñar en un espectáculo cómo un actor construye el personaje por dentro y cómo huele el proceso de esa construcción interior'. En el montaje ha contado con el traductor Mauro Armiño, especialista en textos clásicos franceses, así como con los actores Mercé Pons (que ha trabajado con él en varios espectáculos anteriores, incluida la primera versión que hizo sobre estos textos), Luis Moreno, Alejandro Vera, Paco Martínez y el iluminador Albert Faura.

El hecho de llevar ahora a Jouvet a los escenarios, tiene relación, según Flotats, con lo que él considera un aburguesamiento de la cartelera teatral. 'Estamos en un momento en el que es muy necesario recordar a Jouvet. Tal y como está el teatro ahora siento la necesidad de no intentar montar una comedia popular y de éxito'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002